Clasismo, no racismo

Cerca de la mitad de los inmigrantes que residen en La Rioja asegura haber vivido algún episodio de comportamiento racista por parte de la sociedad riojana. Son datos extraídos del estudio sobre integración laboral y social elaborado por el sindicato UGT.

Ahora bien, el informe matiza que se trata de situaciones que no van más allá del menosprecio o indiferencia y que raramente desembocan en agresiones, según explicó ayer el responsable del departamento de Migraciones del sindicato, Julián Olagaray.

Así las cosas, tal y como recoge EFE, el rechazo detectado en la Comunidad es más acusado entre los marroquíes y con aquellas personas que padecen situaciones más precarias, por lo que en muchas ocasiones, más que hablar de racismo, se puede hablar de clasismo.

El responsable de UGT también destacó que cuanto mayor es el conocimiento mutuo entre riojanos y extranjeros más disminuye la posibilidad de este tipo de comportamientos.

Así, el 91 por ciento de los inmigrantes no ha tenido ningún problema con sus vecinos y el 90% tampoco ha experimentado contratiempos en el trabajo por motivo de raza o procedencia.

Fuente: adn.es