Plurinacionalidad e interculturalidad en contextos de globalización

Para hablar de la plurinacionalidad e interculturalidad, es necesario partir del reconocimiento indiscutible de que el tesoro escondido de los ecuatorianos, está en la “diversidad de las expresiones culturales”, materializaciones e idealizaciones que son exteriorizadas de manera diversa por cada uno de los pueblos y nacionalidades indígenas, población afrodescendiente, mestizos, montubios y otras colectividades, definiendo así que cada colectividad constituye una cultura.

Si insistimos en hablar en singular (cultura) estamos refiriéndonos a una comprensión de cultura como sinónimo de “lo culto”, denominación que por si sola es excluyente, elitista y homogenizante. Sobre la base de este reconocimiento, es necesario pasar de la enunciación en singular a la enunciación en plural, es decir como “culturas”.

Además, aunque la palabra indígena haya sido fraguada en el barco de los invasores, e impuesta arbitrariamente a las culturas de Abya Yala, pero a la vez ha servido como un escudo de sobrevivencia y preservación de las culturas después de tanto genocidio; entonces, cuando se habla de pueblos y nacionalidades se debería adicionar la palabra “indígenas”.

En concordancia a este razonamiento, en la redacción del articulado de temas culturales de la nueva carta magna, se debe utilizar el término “culturas”, como también pueblos y nacionalidades indígenas, población afrodescendiente, mestizos, montubios y otras colectividades, de manera explícita y no sobreentendida.

Fuente: ecoportal.net