La religión y el estado

Según la Biblia (Mateo, Capítulo 22, Versículo 22), ejerciendo Jesús su Ministerio, los Fariseos (Sacerdotes de ese tiempo), le mostraron un denario (moneda de esa época) con la imagen del Emperador Romano, y preguntaron si era ilícito pagar impuestos al César. El Nazareno respondió: ¿de quién es esta imagen e inscripción? Dijeron: “de César”. Entonces Jesús les dijo: “Por tanto, dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Este mensaje tiene más de dos mil años de haber sido dirigido a los Fariseos, mas la alegoría era también para los cristianos del momento y del mañana. La alegoría es clara, todo líder religioso debe dedicar su vida al servicio de Dios, apartándose de la vida mundana, no inmiscuirse en asuntos políticos y de Gobierno, pues esto corresponde a los laicos, probablemente de aquí nace la frase “ Zapatero a tu zapato”.

Con el cristianismo surge la Iglesia Católica, Apostólica, Romana, religión que se consolida con la conversión de Emperadores Romanos. Los líderes de la iglesia (sacerdotes, obispos, cardenales y papas) en la medida en que obtenían un poder omnímodo fueron olvidando el mensaje de Cristo. Como el poder terrenal era demasiado fuerte y tentador, pues abría la posibilidad de obtener riqueza material, la iglesia empezó a meterse más en los asuntos de Estado.

Fuente: elnuevodiario.com.n