El tabú latinoamericano

Apocos meses de las elecciones presidenciales, el electorado latino tiene la gran tarea de confrontar uno de los tabús que por siglos ha permeado su cultura en América Latina. El prejuicio contra la población negra en América Latina es real, histórico y ahora está latente en tierras norteamericanas. Raras vecces hemos abordado este tema de una manera objetiva, sin pelos en la lengua y con un sentido autocrítico.

Yo creo que este es el momento de romper con nuestros tabúes y nuestras debilidades de antaño. La victoria reciente de Barack Obama y su virtual nominación por el Partido Demócrata en las próximas semanas pone en tela de juicio la posición de los latinos en el espacio político estadounidense.

De momento, su nominación nos ubica en el mismo terreno embarazoso que a menudo ha sido parte inmanente del grupo dominante de la sociedad norteamericana.

Latinoamérica siempre fue una región de conflictos sociales. Las tensiones raciales y étnicas no sólo se extendieron durante la época de la colonia, sino que también fueron parte constante de la era republicana. Hoy dichas problemáticas se mantienen vigentes en cada una de las estructuras sociales de los países latinoamericanos.

En tal caso los libros de historiadores y algunas crónicas novelescas no mienten. América Latina tuvo una vergonzosa cultura de darwinismo social, llena de prejuicios contra la gente indígena, los negros y aquellas personas que no ostentaban el llamado ”emblema” blanco.

Fuente: elnuevoherald.com