Racismo en EU impone discriminación de lenguas indígenas y hablar sólo inglés

La atención a la población indígena migrante en Estados Unidos no sólo es “necesaria, sino urgente, pues miles de connacionales enfrentan una política racista que los condena al olvido de sus lenguas maternas y también a la marginación”, afirmó Reyna Felipe Jiménez, maestra de educación indígena de la región de Tuxtepec, Oaxaca.

Tras participar en el programa de becas de la Asociación Cooperativa de Estados (CASS, por sus siglas en inglés), auspiciado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, la cual otorga dichos estímulos a maestros de comunidades rurales de naciones en desarrollo, Reyna Felipe Jiménez destacó que en ese país los niños indígenas “sufren discriminación, porque no cuentan con las condiciones para desarrollar su lengua materna; en muchos casos son monolingües y se ven obligados a enfrentar el inglés como única alternativa de comunicación”.

La profesora agregó que en las escuelas públicas “sólo hay esfuerzos aislados para atender a la población indígena, en particular a los hablantes de náhuatl y zapoteco, pero no es una política de Estado; por el contrario, se enfrentan demasiados obstáculos para conservar la lengua materna y hasta el español, que aún son considerados factor de estigmatización”.

En Estados Unidos, insistió, se han negado a reconocer el potencial cultural y lingüístico de la población indígena migrante, pues prevalece un “rechazo a su idioma y a sus costumbres, sin valorar que se trata de personas que abandonan sus comunidades huyendo de la pobreza y que en sus tradiciones y cultura llevan conocimientos milenarios, los cuales deben ser reconocidos y valorados”.

Fuente: jornada.unam.mx