Empresas que declaran que no contratan extranjeros discriminan

El Tribunal de Justicia de la UE ha concluido que las declaraciones públicas por las que una empresa manifiesta que no contrata a trabajadores de determinado origen o «extranjeros», constituyen una «discriminación directa» aunque no haya una denuncia de alguna persona que asegure haberla sufrido.

Para el Tribunal, basta que esas declaraciones se produzcan en el contexto de un proceso de contratación para que haya exclusión, a pesar de que no haya «ningún denunciante identificable que afirme haber sido víctima de esa discriminación», según recoge una sentencia publicada hoy.

El Tribunal señala que «difícilmente» se alcanzarán las condiciones para un mercado de trabajo que propicie la integración social si se tienen en cuenta «únicamente» los casos en los que un candidato que no haya sido contratado emprenda una acción judicial contra el empleador basada en una discriminación. Tales declaraciones pueden «disuadir firmemente» a determinados aspirantes de presentar su candidatura, señalaron los jueces.

Fuente: larazon.es