Mayas, en el abandono

Eraclio Poot Pech es auténticamente maya y apenas habla español, pero a sus 71 años permanece activo y es parte de un grupo de campesinos que trabaja en un invernadero de chile habanero en este municipio, ubicado en el centro del estado, lo que fuera la zona henequenera y que hoy es asiento de pobladores mayas, la mayoría de los cuales ignoran que este sábado se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Su piel curtida por el sol, es prueba irrefutable de su cotidiano trajinar entre la milpa, buscando el alimento de seis hijos y esposa. Ahora, la lucha por sobrevivir es menos intensa, “por mi edad y porque ahora sólo mantengo a mi mujer y a dos hijos”, relata en su lengua maya, haciéndose comprender con los mestizos con unas cuantas palabras en español.

Sus otros cuatro hijos ya son adultos, dos viven en Cancún, donde laboran de albañiles y los otros dos están en Mérida. “Ya se mantienen… es un descanso para mí”, dice el indígena.

Platica en el invernadero mientras corta los chiles que están quemados; en constante movimiento, muestra y obsequia varios picantes: “Son buenos… yo soy ixchiquíl (perseverante en lengua maya) por eso me salen picosísimos…” señala esbozando amplia y burlona sonrisa.

Fuente: eluniversal.com.mx