La sociedad estadounidense es mestiza

La campaña de Barack Obama tiene características muy interesantes. Internamente, su candidatura es la expresión del cambio social y generacional en Estados Unidos. Internacionalmente, intenta restablecer el prestigio de su país. El candidato no representa a la comunidad negra, sino a la crecientemente mestiza de ese país. Con una población de 310 millones de personas, entre las que hay alrededor de 40 millones de habitantes de origen latino, unos 12 millones de asiáticos y cerca de 38 millones de negros, Estados Unidos ya no es el ‘país blanco anglosajón’ de antes. La sociedad estadounidense es mestiza y mayoritariamente joven, como el candidato.

Gran parte de los mestizos viven fuertes contradicciones: si bien muchos millones tienen trabajo, especialmente si han inmigrado desde países en crisis, a la vez se ven seriamente afectados por problemas como la precariedad laboral, el desempleo y la amenaza del mismo, la ausencia de un servicio público de salud y la falta de acceso futuro a puestos medios y altos en la escala laboral.

John Kerry, el candidato demócrata que perdió en 2004, representaba por edad y extracción social a la elite del Este, al igual que George W. Bush a la del Sur, que han dominado en casi todos los casos el acceso al Congreso y la Casa Blanca durante décadas. Obama proviene de una mezcla de razas y religiones, de un padre inmigrante y, a la vez, encarna el mito americano del hombre que con esfuerzo se hace a sí mismo, algo que ni Bush ni Kerry podían mostrar. De ahí que simbolice la síntesis: el mestizo que puede llegar a la máxima representación pública, la Casa Blanca.

Fuente: elcorreo.com