200 Años Después…

Hace casi dos siglos –exactamente 198 años– Miguel Hidalgo y Costilla y un puñado de afines iniciaron el proceso histórico de independizar de España a la Nueva España, como a la sazón se denominaba formalmente a lo que hoy es México. Pero, ¿se alcanzó esa independencia? ¿Conformamos los mexicanos de hoy un pueblo independizado? ¿Es México un país independiente de yugos extranjeros? ¿Es el Estado mexicano verdaderamente independiente y, por tanto, soberano?

Trátese de responder aquí a esas interrogantes. El sucedido histórico, que debiere ser de conocencia obligada de los adultos –mujeres y hombres– que poseen la ciudadanía mexicana y de aquellos menores de edad elementalmente escolarizados, no lo es.

Y ello es verismo insoslayable, por documentado con prolija amplitud. En lo más profundo de nuestra psique colectiva yacen los componentes de una nueva identidad, alimentada y fortalecida por lo vectores de la aculturación deliberada.

Esos vectores dan miga a valores ajenos a nuestra historia, desestimando a los hombres y las mujeres –criollos, mestizos e indios– que dieron sus vidas al intentar liberarse a sí mismos y a otros de su condición tristísima de conquistados.

Ese intento de liberación personal y social fue un hito político en el continuum histórico de la independencia de lo que hoy es éste país, y así discernido por generaciones posteriores. Pero ese anhelo –la independencia– no ha sido logrado.

Fuente: diarionoticias.com.mx