Racismo del mundo real se pasa al virtual

Dos investigadores de la Universidad de Northwestern (Evanston, EEUU) han comprobado que el color de la piel también importa en los mundos virtuales como Second Life o There.

Los expertos en psicología social Paul Eastwick y Wendi Gardner crearon varios personajes virtuales, o avatares, que tenían por misión proponer a 416 usuarios del mundo virtual There.com realizar dos tipos de tareas. Una sencilla de hacer que provoca al usuario la satisfacción de la colaboración, y otra más complicada que, aunque la probabilidad de que sea rechazada es mayor, predispone al usuario a colaborar en futuras peticiones menos exigentes.

Los invitados a participar podían usar la función de teletransportación, que incluye el juego para irse de la sala cuando quieran. El 20% lo hizo sin llegar a escuchar la propuesta completa.

En el caso de la tarea sencilla, un 75% de los usuarios respondía positivamante a la petición de ayuda y se mostraba dispuesto a realizar más tareas. En el segundo caso, el 80% de los que no quiso hacer el trabajo difícil, acabó realizando un segundo más sencillo. Pero la cifra bajaba hasta una media del 60% si el personaje que pedía ambos tipos de colaboración tenía un tono de piel oscuro.

Fuente: publico.es