Racismo vuelve a la mestiza Cuba

El racismo, atacado por Fidel Castro desde el Gobierno a partir de 1959, esta ganando terreno en los últimos años después de las desigualdades generadas por la crisis de los 90, provocando que Cuba busque un debate nacional para enfrentarlo, con leyes y medidas.

“Volvemos a constatar que son negros y mulatos (…) los que aún están o quedan en mayor desventaja, y que el racismo muestra su vitalidad cuando se aflojan los valores socialistas”, señaló recientemente el ensayista Fernando Martínez.

En 2003, Castro admitió el racismo subyacente como “un fenómeno asociado a la pobreza y a un monopolio histórico de los conocimientos” por parte de los blancos. La esclavitud fue abolida en 1886, pero la población negra o mestiza continuó ocupando los estratos más bajos de la sociedad cubana, lo que provocó hasta una revuelta armada en 1912, con varios miles de muertos.

El racismo alcanzó tal fuerza en Cuba que el dictador mulato Fulgencio Batista, presidente entre 1952 y 1958, fue rechazado como posible socio de un selecto club de La Habana.

El más reciente censo, realizado en 2002, arrojó que de los 11,2 millones de cubanos, el 65% se considera blanco, el 10% negro y el 25% mestizo, aunque carece de fiabilidad ya que se trata de encuestas, donde inciden valores subjetivos.

Fuente: afp.google.com