La Casa Blanca o Mestiza

Ya sólo faltan escasos 9 días para que en este país poderoso, suceda uno de los más destacados eventos del siglo XXI y acaso de buena parte del siglo XX. Quién podría imaginar que un “mestizo” de extracción humilde, como lo somos casi todos los mestizos, se convertiría en el presidente de la nación más influyente y rica del mundo, comandante en jefe de la potencia militar más poderosa del planeta… jefe indiscutido del imperio!!! un mestizo!!! increíble!!! algo está pasando!!!

Los países de Centro y Sur América, hace casi 30 años, eran gobernados por dictaduras militares de la extrema derecha, todos parásitos de los Estados Unidos. A fuerza de luchas de reivindicación, sangre, muerte, desapariciones misteriosas de seres queridos y familias completas, magnicidios de políticos, sacerdotes y estudiantes reformistas; poco a poco ha ido evolucionando un cambio que surge y se genera como producto de una respuesta “natural y casi lógica”, de gente cansada y fastidiada de que en-nombre-de sus-libertades-democráticas se les condene a ser cada vez más pobres, marginados, y tristes. Hoy se generan cambios importantes en nuestros países, evoluciones hacia sistemas más humanos y justos, que algunos llaman “izquierdizantes”, otros “socializantes”, yo los llamo… derecho a tener una vida digna, derecho a ser feliz.

Las personas que viven en Estados Unidos, no son de otro planeta, también se fastidian, se cansan, desean ser felices y aunque parezca increíble, no lo son, son esclavos de un sistema capitalista que los engaña, confunde y embelesa, que los convierte en “autómatas consumistas”que empeñan su felicidad a cambio de un “confort” de autos caros, sobrevaloradas residencias y sueños fantásticos que sólo se materializan en Hollywood, todo esto en detrimento de una verdadera educación y salud al alcance de todos; porque ir a la universidad o pagar una hospitalización en este país, le cuesta a un gringo común lo que a un alcalde de algún pueblo haitiano le costaría instalar un sistema de agua potable para miles de sus residentes.

Fuente: lacomunidad.elpais.com