Tonantzin – Guadalupe

De la Virgen de Guadalupe se pueden decir muchas cosas, una de ellas es que focaliza un sincretismo entre el catolicismo español y la religión azteca y que hasta cierto punto este mestizaje encaja porque ambas religiones lo son de pueblos elegidos.

Este sincretismo, además, se genera en un fondo entreverado de españoles diversos, criollos, mestizos y mulatos. Guadalupe tiene la capacidad de representar bajo su manto de estrellas a todo color, a todo estamento, a toda mitología y a partir de ahí generar lo mexicano.

Cuando en Nueva España se aparece la Virgen de Tepeyac, luego Guadalupe, al indio Juan Diego, se están plantando las semillas de lo que más tarde será México. Guadalupe va a ser el símbolo y el estandarte de la guerra de Independencia Mexicana frente a la metrópoli española. Los revolucionarios de Zapata también entrarán en la capital con la guadalupana.

Los miles de mexicanos que trabajan emigrados en los Estados Unidos de América se siguen convocando en torno a la Virgen de Guadalupe, no podemos olvidar que la llamada bandera chicana está compuesta por barras y la Virgen de Guadalupe. Allí donde está la guadalupana está la identidad mexicana.

Fuente: gentedigital.es