Tres rosas

Sus nombres son una bofetada a la conciencia del mundo. Y sin embargo, ¿quién conoce sus nombres? Quizás el de Shirin Ebadi es algo más conocido porque un premio Nobel hace un cierto ruido. Pero Parvin Ardalan y Shahla Sherkat ni tan sólo tienen ese preciado altavoz, de manera que a pesar de ser unas auténticas heroínas de nuestro tiempo, ni tan sólo reciben el etéreo apoyo de una fama merecida.

Son las Nelson Mandela de las mujeres, las luchadoras por las libertades femeninas en tierras de horror machista y criminal. Pero el sexismo no está considerado al mismo nivel criminal que el racismo, y por ello el mundo ya no sufre ninguna constitución que segregue a los hombres negros del resto de hombres, y sin embargo sufre constituciones de decenas de países que segregan a la mujer hasta el límite de la esclavitud.

Si hoy existiera una Sudáfrica racista, todo el planeta gritaría contra esa maldad. Hoy existen decenas de Sudáfricas que hacen con las mujeres lo que se hacía con los ciudadanos negros, y ni tan sólo oímos susurros de indignación. Para luchar, pues, contra el muro de cristal que las enmudece. Para luchar contra la opacidad que las invisibiliza. Para luchar contra la vergüenza de nuestro silencio cómplice. Para luchar, en definitiva, por su lucha, que tendría que ser la lucha de todos los seres humanos libres, pongo mi humilde voz a la voz de estas tres mujeres extraordinarias.

Fuente: lavanguardia.com