Diferencias y analogías a casi un siglo de distancia

1. Andrés Molina Enríquez ( 1865-1940) publicó en 1909 su libro Los grandes problemas nacionales. En su contenido analizamos dramáticamente una especie de radiografía de nuestro país, a cien años de distancia, relacionando su estructura social con la étnica.

Por ejemplo, en la página 219 presenta una estratificación en la que se pueden distinguir las siguientes capas: extranjeros, europeos, norteamericanos, criollos, mestizos e indígenas. Más adelante escribió lo que sigue y que parece una descripción actual: “Ahora, si las clases trabajadoras que soportan el peso de las privilegiadas, fueran robustas y poderosas; si entre ellas y las privilegiadas hubiera clases medias propiamente dichas que contribuyeran a soportar el peso de las privilegiadas, el equilibrio sería posible; pero no existen en nuestro país las clases medias propiamente dichas, es decir, clases medias propietarias, pues los mestizos directores, profesionistas, empleados y ejército, no son en suma, sino clases que viven de las trabajadoras, y por lo mismo, privilegiadas también.

Los mestizos rancheros, son los únicos que pudieran llamarse clase media, aunque son en realidad, una clase baja trabajadora. Clases medias propiamente dichas no existirán hasta que la división de las haciendas ponga un grupo numeroso de mestizos pequeños propietarios entre los extranjeros y criollos capitalistas, y los rancheros e indígenas de las clases bajas. Por ahora, nuestro cuerpo social es un cuerpo desproporcionado y contrahecho: del tórax hacia arriba es un gigante, del tórax hacia abajo es un niño.

Fuente: milenio.com