Racismo legal en Brasil

El gobierno socialdemócrata de Lula acaba de dar, por ley, más de 1,7 millones de hectáreas a 19.000 indígenas de Brasil, que dispondrán así de terreno exclusivo para ellos solos. Ya los habitantes de esas tierras no indígenas, entre ellos los arroceros, han sido expulsados. El indigenismo es sinónimo de racismo, por parte de los indígenas y por parte del gobierno de “izquierdas” de Lula.

La superficie tiene el tamaño de 1000 veces Sao Paulo, y será entregada en propiedad privada, de la que dispondrán a sus anchas, 19.000 indígenas en los que serán sus terrenos, a los que el ejército o la policía sólo podrá entrar csí es estríctamente necesario para Brasil. Sería algo así como las hectáreas de terreno que en Estados Unidos pertenecen a diversas sectas como los mormones, los cuáqueros o el Ku Klux Klan.

1,7 millones de hectáreas, la reserva amazónima de Raposa Serra do Sol, en Roraima, será entregada a 19.000 indígenas. El Supremo Tribunal Federal, con 10 votos a favor y uno en contra, decretó por ley la salida de allí de los arroceros y de todos los no indios que, según los indígenas, estaban allí ilegalmente. Se trata, por tanto, de que Brasil ha dado tierras a gente por motivos de raza (indígena en este caso). Los indígenas celebraron esta victoria sobre la nación política brasileña bailando danzas ancestrales mientras seguían el debate por televisión y se llamaban por teléfonos móviles. ¿No deberían renunciar, por su condición de indígenas, a esos adelantos tecnológicos de los que no podrían disfrutar sin la Civilización?

Fuente: elrevolucionario.org