Lucha por la justicia en la educación superior

Las barreras para los estudiantes de familias inmigrantes son numerosas, y hay que educarse sobre ellas para entender mejor la situación y poder trabajar para mejorarla.

Aunque existen ejemplos de unos cuantos estudiantes inmigrantes que demuestran que sí es posible llegar a la universidad, la realidad es que el acceso a la educación superior no es de ninguna manera equitativo ya que la mayoría de los estudiantes inmigrantes y de los latinos no llegan a la universidad. La discriminación y el racismo están muy arraigados en el sistema de inmigración de este país, lo que impide el progreso social y económico de las comunidades inmigrantes. Según Mariano Espinoza, Director Ejecutivo de la Red del Inmigrante, las barreras para los estudiantes de familias inmigrantes son numerosas, y hay que educarse sobre ellas para entender mejor la situación y poder trabajar para mejorarla. Entender los problemas es el primer paso para que la comunidad se organice y empiece a crear sus propias soluciones.

¿Cuáles son las barreras?

Una barrera principal que enfrenta la mayoría de los inmigrantes en cuanto a la educación superior es el costo económico. La matrícula es cada vez más cara, y a ella se agregan los costos de la vivienda, la comida, y los libros. Los inmigrantes indocumentados, aunque pagan los impuestos como cualquier otro, no son reconocidos por el gobierno federal para recibir su asistencia económica. Además, es muy difícil que consigan otras becas y préstamos. Y para colmo, aunque se hayan graduado del high school en Minnesota, muchas veces se les cobra el precio para estudiantes de fuera del estado, que puede ser hasta el doble de lo que pagan los residentes.

Fuente: gentedeminnesota.com