Crisis y los inmigrantes

¿Será la inmigración una de las grandes víctimas de la actual crisis económica? Es legítimo hacerse esta pregunta cuando observamos que, en casi todos los países de inmigración, se producen ataques cada vez más abiertos contra los logros de esos últimos años en materia de derecho de residencia y de integración. Los primeros estudios serios sobre las consecuencias de la crisis en materia migratoria permiten poner de relieve varios elementos.

Si tomamos el caso de España, constatamos en 2008 una menor presión de flujos migratorios legales no comunitarios, pero, en cambio, una presión creciente de migraciones internas de la UE. Eso es una ilustración casi mecánica de la circular adoptada por el Parlamento Europeo en junio de 2008, basada sobre el principio de que, al no poder penalizar la inmigración de los nuevos comunitarios de los países del Este, hay que penalizar la de los no comunitarios.

Pero constatamos, igualmente, debido al endurecimiento de las condiciones de entrada y de acogida, un aumento del número de entradas ilegales de los no comunitarios en la Europa de la zona euro. Y todo parece indicar que en los próximos años aumentarán en todas partes las bolsas de trabajadores clandestinos.

Fuente: mescladis.org