Asertividad

Asertividad

La asertividad es una de las habilidades sociales que puede ser enseñada por psicoterapeutas y expertos en desarrollo personal, y también es el tema central de muchos libros de autoayuda. Está enlazada con la autoestima y considerada como una importante habilidad social de comunicación.

Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se diferencia y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad, (o no-asertividad).

Para distinguir entre estos tres conceptos es de ayuda entender la forma en que las personas se manejan sus límites personales, así como los de los demás.

Los comunicadores pasivos o no-asertivos tienden a no defender sus límites personales, y entonces permiten que las personas agresivas les influencien hasta lo indebido o incluso que les dañen. Son también típicamente reticentes a arriesgarse tratando de influenciar a nadie.

Las personas agresivas tienden a no respetar los límites personales de otros, y entonces se ven obligados a dañar a los otros mientras intentan influenciarles.

Una persona se comunica asertivamente cuando no teme decir lo que piensa ni trata de influir en los otros, sino que lo hace de tal forma que respeta los límites personales de los otros. Así mismo las personas asertivas están dispuestas a defenderse frente a incursiones agresivas.

Dicho de otro modo, la asertividad permite actuar, pensar y decir lo que uno cree que es lo más apropiado para sí mismo, defendiendo sus derechos, intereses o necesidades sin agredir a nadie, ni permitir ser agredido.

Esto se efectúa sin ansiedad. La asertividad no es sinónimo de egoísmo ni de terquedad, sino el derecho de expresar la opinión de uno, aunque sea posible que no se tenga razón, y respetando los derechos o puntos de vista de los demás.

La asertividad es una actitud intermedia o neutra entre un comportamiento pasivo o inhibido y otro agresivo al reaccionar con otras personas, que además de reflejarse en el lenguaje hablado se manifiesta en el lenguaje no verbal, como en la postura corporal, en los ademanes o gestos del cuerpo, en la expresión facial, y en la voz.

Una persona asertiva suele ser tolerante, acepta los errores, propone soluciones factibles sin ira, se encuentra segura de sí misma y frena pacíficamente a las personas que les atacan verbalmente.

La asertividad impide que seamos manipulados por los demás en cualquier aspecto y es un factor decisivo en la conservación y el aumento de nuestra autoestima, además de valorar y respetar a los demás recíprocamente.

Hay situaciones en la vida donde no se puede ser asertivo como por ejemplo cuando se recibe órdenes de un superior o cuando se es atracado con peligro de muerte.

Técnicas

Quizás la técnica más popular propugnada por los expertos en asertividad es la técnica del Disco Rayado. Esto consiste simplemente en repetir tus pretensiones cada vez que te topas con una resistencia no legítima.

Otra técnica sugerida por algunos es el Banco de Niebla, que consisten en encontrar algún punto limitado de verdad en el que puedes estar de acuerdo con lo que tú antagonista está diciendo.

Dicho más expresadamente puedes estar de acuerdo en parte o de acuerdo en principio.

La interrogación negativa consiste en solicitar más desarrollo en una afirmación o afirmaciones de contenido crítico procedentes de otra persona. El objetivo es llegar a evidenciar si se trata de una crítica constructiva o manipulativa.

La aserción negativa, por el otro lado es la expresión de acordancia con la crítica sin amainar en tus reivindicaciones.

Derechos asertivos

Las situaciones que expresan la asertividad de las personas son:

  1. Derecho a ser tratado con respeto y dignidad
  2. Derecho a equivocarse y a ser uno responsable de sus propios errores.
  3. Derecho a tener los propios valores y opiniones.
  4. Derecho a tener las propias necesidades y que éstas sean tan importantes como las de los demás.
  5. Derecho a ser uno el único juez de sí mismo, a experimentar y a expresar los propios sentimientos.
  6. Derecho a cambiar de opinión, idea o línea de acción
  7. Derecho a protestar cuando se es tratado de una manera injusta.
  8. Derecho a cambiar lo que no nos es satisfactorio.
  9. Derechoa detenerse y pensar antes de actuar.
  10. Derecho a pedir lo que se qauiere+
  11. Derecho a ser independiente
  12. Derecho a decidir qué hacer con el propio cuerpo y con el propio teimpo y las propias propiedades.
  13. Derecho a hacer menos de lo que humanamente se es capaz de hacer.
  14. Derecho a ignorar los consejos de los demás
  15. Derecho a rechazar peticiones sin sentirse culpable o egoísta
  16. Derecho a estar solo aún cuando aún cuando deseen la compañía de uno
  17. Derecho a no justificarse ante los demás
  18. Derecho a decidir si uno quiere o no responsabilizarse de los problemas de otros
  19. Derecho a no anticiparse a las necesidades y deseos de los demás
  20. Derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.
  21. Derecho a elegir entre responder o no hacerlo.
  22. Derecho a hacer cualqueir cosa mientras no se violen los derechos de otra persona.
  23. Derecho a sentir y expresar el dolor.
  24. Derecho a hablar sobre un problema con la persona implicada y en los casos límites en los que los derechos de cada uno no están del todo claro, llegar a un compromiso viable.
  25. Derecho a escoger no comportarse de una forma asertiva.

Fuente: Wikipedia