Brasil padecería un apartheid invisible

Para muchos Brasil es como la nación del arcoiris de Sudamérica, un país donde siglos de mestizaje significan que el racismo es sencillamente un tema inexistente.

Otros afirman que Brasil sufre una forma invisible de apartheid social, señalando que la población afrobrasileña gana menos, vive menos, está peor formada y es mucho más susceptible hacia la violencia que los ciudadanos blancos de Brasil.

En noviembre, el consejo de censos de Brasil anunció que por primera vez desde que comenzaron los registros, los ciudadanos mestizos y los negros integran la mayoría de la ingente población de 190 millones de personas de Brasil.

97 millones de brasileños, o el 50,7 por ciento de la población, se definen como negros o de raza mixta, frente al 44,7 por ciento del año 2000. Por su parte, 91 millones o el 47,7 por ciento se definen a sí mismos como blancos.

Pero a pesar de que los afrobrasileños puedan constituir la mayoría de la población están muy insuficientemente representados en la educación superior, los medios de comunicación, la política, la diplomacia e incluso la moda.