Capsiense

La cultura Capsiense es una cultura del Mesolítico desarrollada en Túnez, a partir de la ateriense.

En la cultura capsiense se aprecia una aportación étnica de tipo racial mediterráneo, representada por el Hombre de Aïn Dokkara o de Chacal, probablemente mezclado con cromañonoides locales. Su presencia no esta acreditada hasta el 6.800 a .C. (mucho después de las ultimas manifestaciones ibero-mauritanas), mientras que los últimos hallazgos están fechados hacia el 4.500 a .C.

El Capsiense se inició en el área central de Túnez (en la zona de Gafsa, la antigua Capsa), sin llegar nunca a la costa, y en la región argelina de Tebessa, y hacia el oOeste hasta Uled Yellal, con algunos indicios en el norte del Sáhara.

Los microlitos geométricos son una de las principales características de la cultura Capsiense, y no se dan en el Ibero-Mauritano. El Capsiense emplea los mismos procedimientos en la talla y el retoque pero obtiene utillajes diferentes, reflejo de un modo de vida distinto.

Una diferencia notable entre ambas culturas es la practica de la ablación de los dientes. Los Capsienses son con toda probabilidad el tronco de los beréberes. Su practica de ablación de los dientes en las hembras existe aun en África.

En los asentamientos de los capsienses se localizan aglomeraciones de cenizas, piedras calcinadas, conchas de caracoles, piezas de sílex tallado, y ornamenta de animales y personas.

El Capsiense inicial se llama Típico, siguiéndole luego el Superior o Evolucionado y finalmente el Capsiense Neolítico

El utillaje capsiense es de gran volumen: predominan buriles de ángulos truncados y lascas y hojas de dorso rebajado, y los ya citados microlitos geométricos que hicieron pensar en su extensión a la Península Ibérica , donde también aparecieron. Hoy sabemos que estos microlitos no son exclusivos de los capsienses, y existen en otros puntos, y en todo caso parece más probable que la emigración fuera del Norte hacia África que no al revés. Las formas geométricas microlíticas se obtenían mediante el golpe del microburil.

El Capsiense típico se superpuso a la cultura Ibero-Mauritana.

El capsiense evolucionado se desprende del utillaje de gran tamaño y sus utensilios son extremadamente variados: perforadores, puntas, buriles, etc… Los recortes de buril se transforman a veces (mediante retoques sobre yunque) en púas rectas, características de este periodo Capsiense.

El capsiense evolucionado rebasó los limites del xapsiense típico por el oeste, llegando hasta más allá de Constantina y hasta las regiones de Argel y Orán, y por el Sáhara, llegando hasta Tidikelt.

A orillas de los lagos salados los capsienses recogieron caracoles, ingrediente básico de su alimentación, aunque probablemente ya en el periodo de Capsiense Neolítico

Es la cultura Capsiense la que introduce el arte en el Magreb, con objetos muebles y grabados rupestres, siendo muy notables las plaquitas grabadas y los fragmentos de huevos de avestruz decorados, del periodo evolucionado, que alcanzan su apogeo en el periodo Neolítico, en el oeste y la zona sahariana. La utilización de los huevos de avestruz como recipiente retardó la aparición de la cerámica.

Básicamente los capsienses son receptores de influencias, de la Península Ibérica tal vez pero más probablemente de Egipto, donde los microlitos se usaban ya a finales del Paleolítico.

Avanzado el Neolítico importaron todos los animales domésticos, y su economía de cazadores-recolectores se transformó en una economía ganadera y pre-agrícola, sin abandonar la caza, sobre todo en el oeste y en el Sáhara.

Fuente: Wikipedia.org