Chovinismo

Se llama habitualmente chovinismo, (del patriota francés Chauvin) a la creencia narcisista próxima a la mitomanía de que lo propio del país al que uno pertenece es lo mejor en cualquier aspecto.

Como tal resulta un razonamiento falso o paralógico, una falacia de tipo etnocéntrico o de ídola fori.

En Retórica, pues, constituye unos de los argumentos falsos llamados ad hominem que sirven para persuadir con sentimientos en vez de con razones a quienes se convencen más con aquellos que con estos.

Nació fundamentalmente con la creencia del Romanticismo en los “caracteres nacionales” o volkgeist, si bien los griegos ya se burlaban de quienes pretendían que la luna de Atenas era mejor que la de Éfeso; psicológicamente, sin embargo, se trata de un sistema delirante que esconde un sentimiento neurótico de inferioridad en forma paranoica (en su manifestación de delirio de grandezas) muy asentado en la naturaleza humana.

En sus aspectos más superficiales, el chauvinismo suele considerarse como una señal de nacionalismo y como tal suele ir acompañada de la manía persecutoria de echar las culpas siempre a otros de lo malo que se pueda encontrar en la nación de uno.

Leon Poliakov y Jon Juaristi han estudiado las manifestaciones más perversas y peligrosas del chauvinismo, que pueden ir asociadas a ideologías totalitarias racistas.

Fuente: Wikipedia