Confesión de Augsburgo

Confesión de Augsburgo (1530), confesión luterana específica más ampliamente aceptada, o bien un estatuto de fe. Fue elaborado por el reformista religioso alemán Philip Melanchthon, con la aprobación de Martin Lutero, como un documento resumen de la nobleza alemana, que fue expuesto en Augsburgo el 25 de junio, 1530 en una reunión con el emperador Carlos V para presentar sus puntos de vista. Rechazada en Augsburgo y más tarde enmendada, la confesión —junto con los credos de Nicea, de los Apóstoles y de Atanasio, así como el pequeño catecismo y gran catecismo de Lutero— constituye la base del credo para casi 80 millones de cristianos luteranos. La confesión de Augsburgo ha sido traducida a casi todas las lenguas y originalmente forma parte de la constitución de la mayoría de las iglesias luteranas. Con frecuencia se pide al clero luterano que lo suscriba antes de la ordenación.

En su versión moderna la confesión de Augsburgo consta de 28 artículos. Los 21 primeros resumen la doctrina luterana con especial énfasis en la justificación. La segunda parte de la confesión de Augsburgo revisa los “abusos” por los que se pedían remedios, tales como sostener el cáliz por parte de laicos en la Eucaristía y prohibir a los sacerdotes que contrajeran matrimonio.

Debido a su tono conciliador y a su brevedad, la confesión de Augsburgo afectó a todo el movimiento de la Reforma, en especial en manifestaciones como los 39 artículos anglicanos y la del reformista religioso francés Juan Calvino, quien firmó una versión tardía del mismo en 1540 . En tiempos más recientes ha sido la base de un diálogo ecuménico provechoso entre los católicos y los luteranos.

Fuente: Microsoft Encarta