Confirmación

El sacramento de la confirmación es el cuarto después del bautismo, la reconciliación y la eucaristía. En este sacramento, el confirmando, tras recibir una catequesis previa, acepta de forma libre y consciente las promesas y renuncias realizadas en el bautismo, normalmente por sus padres.

El proceso de catequesis en una parroquia normal puede oscilar de uno a cuatro años, dependiendo del temario que comprenda.

En éste se pueden destacar temas como la Iglesia , María, los sacramentos, la Biblia , los evangelios, etc.

La edad es normalmente en torno a los 18 años, para que la decisión que tome el confirmado sea desde la plena consciencia de lo que significa el pasar a ser un miembro de pleno derecho y deber en la Iglesia.

El simbolismo del sacramento es el del día de Pentecostés, día en el que los apóstoles recibieron el Espíritu Santo, empezando a predicar.

El rito desarrollado dentro de la eucaristía consiste en que el confirmando junto con su padrino (testigo del paso que se va a dar) se acercan al obispo o a la persona capacitada por este para impartir dicho sacramento, el cual haciendo la señal de la cruz en la frente del confirmando con crisma, pronuncia la siguiente frase: “……., yo te confirmo en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, la paz este contigo”.

Fuente: Wikipedia