Contractualismo

Corriente de la filosofía del derecho que tuvo su principal auge y expansión entre los siglos XVII y XVIII. Según sus principales autores el hombre en su estado natural sigue sus propios impulsos e intereses,

Compitiendo con los demás individuos y poniendo en peligro la supervivencia de la especie. Por ello los hombres crean un pacto o contrato social, en virtud del cual ceden parte de su libertad a un hombre o a una asamblea para que les gobierne.

En algunos autores esta teoría se opone a la idea del iusnaturalismo, que defiende la existencia de principios normativos universales y previos a la existencia del hombre.

Precisamente la existencia de esos principios impondría un límite a la vigencia de las normas convencionales, pero los contractualistas, y muy especialmente Thomas Hobbes, señalan que la moral es posterior al establecimiento de la autoridad civil, y que lo incorrecto es precisamente todo aquello que se desvíe de esa autoridad. Rousseau, por el contrario, defiende el contrato social como una forma de anular la agresiva competencia entre los individuos para volver a la moralidad mediante una forma de gobierno igualitaria, mediante asamblea, en la que la suma de voluntades compense los egoísmos y las decisiones resultantes reviertan en el bien de todos.

En la misma línea se sitúa Locke; sin embargo este último opina que el estado natural del hombre es un estado de libertad, y que el contrato no supone la pérdida de la misma, por lo que el individuo tiene derecho a reaccionar contra los gobiernos despóticos.

Fuente: Wikipedia