Derecho internacional

El Derecho Internacional es el conjunto de normas, convenios y protocolos que regulan las relaciones entre los distintos estados y que son instrumentados por su Servicio diplomático.

El Derecho Internacional está integrado, en el ámbito bilateral, por acuerdos firmados entre Estados –denominados tratados, convenios, memorandum o memoranda (según sea el caso), intercambio de Notas Diplomáticas, enmienda, anexo, protocolo, etc–, por el derecho consuetudinario internacional que se compone a su vez de la práctica de los Estados que éstos reconocen como obligatoria, así como por principios generales del derecho.

En el ámbito multilateral, el derecho internacional se nutre de los acuerdos a los que lleguen los estados en el marco de algún organismo internacional, y dentro de éste, de aquel mecanismo bajo el cual se comprometen los estados a aplicar.

En ambos casos, bilateral o multilateral, el nivel adquirido al comprometerse un país, es el de poner en vigor la norma acordada en su propio territorio y pasa a ser automáticamente aplicada internamente y por encima de las normas nacionales.

Naturaleza del Derecho Internacional

Uno de los problemas con los que se ha hallado el Derecho Internacional es el de que muchos autores han puesto en tela de juicio el carácter jurídico de este Derecho. Es decir, muchos han sido quienes han negado que el Derecho Internacional sea Derecho.

Es el caso de John Austin quien le negó el mencionado carácter y lo definió como “conjunto de mecanismos de fuerza que regulan las relaciones entre los Estados”.

También en el siglo XX se negó ese carácter al Derecho Internacional por parte de autores como Morgenthau.

Esta negación tenía su base en la comparación que se realizaba entre los derechos nacionales y el Derecho Internacional. Comparación en la que se aprecian las siguientes diferencias:

1. Mientras en los derechos nacionales existe un legislador central que dicta las leyes que han de cumplir los ciudadanos; en el Derecho Internacional no existe tal legislador central. En el Derecho Internacional las normas jurídicas son fruto de la voluntad de los Estados. Lo más parecido a un órgano de este tipo es la Asamblea General de las Naciones Unidas.

2. Las fuentes de producción de las normas internacionales son distintas a las nacionales.

Por una parte, los Tratados Internacionales se aplican solamente a los Estados que los han firmado. Las leyes nacionales, en cambio, se aplican a todos los ciudadanos por igual.

De otra parte, la Costumbre Internacional consiste en una serie de usos que los Estados han venido repitiendo de una manera constante con la convicción de que son obligatorios.

Otro factor que llevó a estos autores a opinar así fue la deficiencia de los mecanismos de aplicación del Derecho Internacional. Mientras en los Estados existen jueces encargados de velar por el cumplimiento leyes a las que todos los ciudadanos están sometidos; en la Sociedad Internacional estos mecanismos de aplicación son mucho más primitivos y menos sofisticados.

Existen algunos tribunales internacionales pero que a diferencia de los nacionales requieren que los Estados, previamente, hayan aceptado su jurisdicción, para poder ser juzgados por dicho tribunal.

Fuente: Wikipedia