Economía de Turkmenistán

A pesar de que Turkmenistan fue uno de los países de la zona euro-asiática de la antigua URSS que menos sufrió las consecuencias económicas de la desintegración, las difíciles relaciones con las antiguas repúblicas soviéticas, llevaron al impago de parte de la deuda contraída con este país y al boicot de sus exportaciones, especialmente por Ucrania.

Este proceso no se vió claramente superado por la transformación económica con el paso de un sistema comunista a uno capitalista, ya que el Estado mantiene hasta la fecha una política de escasas privatizaciones y una tecnología minera e industrial muy retrasada.

Agricultura

La base económica del país la representa la agricultura, muy desarrollada gracias al complejo sistema de irrigación establecido por la Unión Soviética en las décadas de los 1960s y 1970s y que aprovecha los fondos freáticos situados al centro y sur del país.

A ello se une un clima benévolo en algunas zonas, con características mediterráneas, lo que permite cultivos de algodón de gran calidad, frutas y hortalizas.

En el cultivo de cereales destaca el trigo, el mijo y el arroz. En los últimos años se están extendiendo cultivos de uva de mesa y olivos en sustitución de algodón, que aportan más recursos a la renta agraria.

Destaca también la sericicultura (seda), la pesca y la ganadería de camellos especialmente.

Minería

La minería representa un importante sector económico al disponer de explotaciones petrolíferas y de gas natural. Parte de ellas están en explotación y representan el 60% de las exportaciones totales del país, pero posee abundantes reservas pendientes de la construcción de los oleoductos que comuniquen el país con Afganistán, Rusia y una salida directa al mercado chino. Otras actividades mineras de interés son el carbón y el cobre.

Industria

La industria tiene un peso específico escaso en el total de la actividad económica, y sólo supone el 20% del PIB nacional. La mayor parte de ella se concentra en la industria pesada petroquímica. Otras actividades reseñables son el calzado, textiles y productos agrícolas manufacturados.

Fuente: Wikipedia