Economía política

Economía política fue el término original utilizado para el estudio de las relaciones de producción, especialmente entre las tres clases principales de la sociedad capitalista o burguesa: capitalistas, proletarios y terratenientes.

En contraposición con las teorías de la fisiocracia, en las cuales la tierra era vista como el origen de toda riqueza, la economía política propuso (primero con Adam Smith) la teoría del valor del trabajo, del acuerdo a la cual el trabajo es la fuente real del valor.

Al final del siglo XIX, el término economía política fue paulatinamente abandonado por el término economía, usado por aquellos que buscaban abandonar la visión clasista de la sociedad, reemplazándola por el enfoque matemático, axiomático y avalorativo de los estudios económicos actuales.

Actualmente, el término economía política se utiliza comúnmente para referirse a estudios interdisciplinarios que se apoyan en la economía, el derecho y la ciencia política para entender como las instituciones y los entornos políticos influencian la conducta de los mercados.

Dentro de la ciencia política, el término se refiere principalmente a las teorías liberales, marxistas, o de otro tipo, que estudian las relaciones entre la economía y el poder político dentro de los estados.

Economía política internacional es en cambio una rama de la economía a la que le concierne el comercio y las finanzas internacionales, y las políticas estatales que afectan el intercambio internacional, como las políticas monetarias y fiscales.

Historia del término

El término economía política originalmente significó el estudio de las condiciones bajo las cuales se organizaba la producción en los estados nacionales del recién nacido modo de producción capitalista.

El término se utilizó por primera vez en Inglaterra en el siglo XVIII, para reemplazar el enfoque anterior de los fisiócratas franceses. Los principales exponentes de la economía política son: Adam Smith, David Ricardo y Karl Marx.

En la segunda mitad del siglo XIX, algunos teóricos del laissez-faire (libremercado), comenzaron a argumentar que el estado no debería regular los mercados; que la política y la economía actuaban de acuerdo a diferentes lógicas y que la economía política debía ser reemplazada por dos disciplinas separadas: ciencia política (o teoría social en general) y economía.

Este movimiento ha sido visto, particularmente por pensadores marxistas, como uno de los principios de la fragmentación de la ciencia social.

Coincidentemente con el despliegue del liberalismo clásico, y en oposición a él, se desarrollaron las teorías socialistas y comunistas, que sostenían que el modelo promovido por los liberales clásicos (el capitalismo desregulado), era incapaz de distribuir los recursos de la sociedad de manera de evitar que una vasta mayoría permanezca en la miseria.

Conceptos centrales de la economía política

La economía política estudia los medios de producción, específicamente el capital, y cómo se manifiesta a sí mismo en la actividad económica.

Mientras que la economía ortodoxa se enfoca en los precios y ve a la producción y al consumo como “efectos” de éstos, la economía política ve a la actividad económica como una manifestación de una realidad subyacente, efectivizada en las políticas estatales y la ley.

La división entre “valor de uso” y “valor de cambio” (distinción establecida con claridad por Marx en El Capital), establece una estricta división entre lo que hoy sería llamado “valor” y “precio” o “valor del capital” y “valor de la materia prima”, en constraste con la negación de todo valor intrínseco separado del precio, negación promovida por los economistas de la escuela neoclásica.

El intercambio privado se produce en el mercado y está basado en un marco legal que valida la propiedad privada. Este sector se denomina sector privado.

Cuando el gobierno interviene en la economía de mercado, a través de políticas o de intercambios directos, se denomina sector público.

Disciplinas relacionadas con la economía política

  • Sociología
  • Antropología
  • Psicología
  • Historia
  • Economía
  • Derecho
  • Ecología

Paradigmas generales de la economía política

Las grandes escuelas de la economía política se dividen principalmente dos paradigmas: el paradigma de la distribución y el paradigma de la producción.

Estos paradigmas pueden estar relacionados, particularmente en los extremos. Las teorías basadas en el paradigma de la distribución discuten fundamentalmente sobre cómo deben distribuirse los costos y beneficios sociales, así como los costos y beneficios del capital.

Algunas de estas teorías son: libertarianismo, liberalismo, conservadurismo, socialismo y comunismo. Las teorías enmarcadas en el paradigma de la producción se preocupan por los fundamentos y las bases sobre las cuales la sociedad decide qué producir y de qué forma. Algunas teorías de este paradigma son: individualismo, comunitarismo y colectivismo.

Fuente: Wikipedia