El clero

Clero, término aplicado a los ministros de la Iglesia cristiana en contraste con los legos. La palabra clero también se suele utilizar para referirse al cuerpo de ministros de otras religiones, como el judaísmo.

El clero en las iglesias cristianas tiene su origen en los apóstoles y en los ‘setenta’ designados por Cristo para llevar sus enseñanzas ‘en cada ciudad y en cada lugar’ (Lc. 10,1). La labor de aquellos hombres fue lo que ahora se describe como trabajo misionero; eran a la vez evangelizadores y maestros.

La Iglesia más asentada de finales del siglo I descrita en el Libro de los Hechos de los Apóstoles exigía adaptaciones para vivir en comunidad. Las descripciones de la vida en la Iglesia del siglo II mencionan la existencia de obispos-presbíteros (los ancianos) y diáconos. La autoridad era transmitida de una persona a otra por la ‘imposición de las manos’, acto que ahora se conoce como ordenación o sacramento de las órdenes sagradas.

Conforme la Iglesia creció se fue imponiendo una jerarquía, o categorías estratificadas, de obispos y clero menor. Según las condiciones locales, se hizo necesaria la implantación de otros rangos jerárquicos como arzobispo y archidiácono, los cuales supervisaban el clero parroquial. En la Iglesia oriental esta función la desempeñaba el patriarca. En las comunidades monásticas, el máximo responsable de una comunidad (llamado abad) supervisaba la actividad de los monjes y hermanos, cada uno de los cuales había pronunciado los votos que regulaban su vida personal. Aquellos que viven en una comunidad de este tipo hoy pertenecen a órdenes religiosas no convencionales y son llamados clero religioso o clero regular.

La Reforma del siglo XVI supuso la ruptura entre las organizaciones clericales de la Iglesia católica apostólica romana y de aquellas confesiones que proclamaban un regreso a los principios originarios, tipificadas en los congregacionalistas de hoy día. Entre estas dos clases de organizaciones hay varias protestantes; por ejemplo, la presbiteriana. La Iglesia anglicana y otras iglesias reformadas y la Iglesia ortodoxa han establecido jerarquías distintas, como las de los metodistas, baptistas y otras confesiones.

Fuente: Microsoft Encarta