Elecciones

Las elecciones son el proceso mediante el cual las personas que componen una organización o una jurisdicción gubernamental, como un Estado o una nación, eligen a una persona o personas para ocupar cargos de autoridad, en los cuales “delegan” el poder y los electos se vuelven representantes desde ese momento. Los electores se consideran así representados en los órganos del poder por aquellos a quienes han elegido cono resultado de su proceso electoral.

En una sociedad considerada democrática surgen una serie de requisitos a llenar, entre los cuales se encuentran las elecciones.

Las elecciones son pues el método preferente para las llamadas democracias representativas para elegir a sus gobernantes, que existen como forma de gobierno en la mayoría de países del mundo actual.

Cumpliendo con otra norma democrática, consistente en la alternativa en el ejercicio del poder gubernamental, las elecciones se realizan cotidianamente en los países de acuerdo a su propio calendario electoral.

Otra norma comúnmente aceptada es que el poder gubernamental se alcanza por medio de organizaciones intermedias de la sociedad, que al ser establecidas para la disputa de tal tipo de poder, se conocen como partidos políticos, siendo en realidad diversas formas de división de los intereses comunes supremos de una sociedad.

Estos partidos se conforman normalmente alrededor de personas con poder económico, siendo entonces que las personas designadas para participar en un proceso electoral como candidatos, tengan mayor compromiso con los que ejercen el control real en sus propios partidos, y se desatiendan de los compromisos establecidos con aquellos que les dieron su voto y por medio del cual han accedido a un puesto del poder gubernamental.

El desarrollo de la historia ha permitido la organización de grupos de personas con poder mas allá de los estados, determinando que los representantes se sienten comprometidos con tales intereses, de manera que la elección y la delegación de representación hecha por los ciudadanos por medio del voto, quede como un formalismo moderno y aceptado como tal, sin gravitar en el ejercicio real del poder recibido o administrado desde el momento de resultar electo un funcionario.

Fuente: Wikipedia