Eridu

Eridu fue una antigua ciudad 11 kilómetros dirección suroeste de Ur. Eridu fue la más meridional del conglomerado de ciudades que creció alrededor de los templos, casi a vista de otra, en sumeria, al sur de Mesopotamia.

Fue fundada probablemente cerca del Golfo Pérsico cerca de la desembocadura del río Éufrates, pero con la acumulación del sedimento sobre las orillas durante los milenios, los restos de la ciudad están ahora lejos del golfo en Abu Shahrain en Iraq.

Está considerada una de las ciudades más antiguas de Mesopotamia y la primera ciudad prediluviniana.

Investigaciones arqueológicas fueron llevadas a cabo en los años 40. Parece que el asentamiento más antiguo fue alrededor del 5000 aC . Según Oppenheim, “Finalmente el sur entero decayó al estancamiento, abandonando la iniciativa política a los gobernantes de las ciudades del norte.” y la ciudad fue abandonada en el 600 aC .

En la Lista de reyes sumerios, Eridu es nombrada como la ciudad del primer rey: Después del reinado venido del cielo, el reinado tuvo lugar en Eridug. En Eridug, Alulim llegó a ser rey; gobernó durante 28800 años.

Alaljar gobernó durante 36000 años. Dos reyes; gobernaron durante 64800 años. Entonces Eridug cayó y el reinado fue dado a Bad-tibira. La lista de reyes da gobiernos particularmente largos (imposibles) a los reyes que vinieron antes del diluvio.

Adapa, guardián de Eridu, fue un exorcista, con poderes extraordinarios para combatir los demonios que atormentaban la imaginación mesopotámica. Encontró su lugar entre los “apkallu” los siete famosos sabios.

Era un mortal de linaje divino, como muchos héroes griegos que se mantenían entre el umbral de los dos mundos. Cuando rompió las alas del Viento del Sur que habían volcado su embarcación de pesca, Adapa fue llamado ante Anu.

Ea, su dios patrón, le advirtió que no tomara comida o bebida mientras estuviera en el cielo, y así engañó Adapa la inmortalidad que hubiera sido suya.

En la corte de Asiria, médicos especiales se formaron en el antiguo saber de Eridu, lejos en el sur, previeron el curso de la enfermedad a partir de los signos en el cuerpo del paciente, signos que no debemos precipitarnos a relacionar con los “síntomas” en nuestra perspectiva contemporánea, y ofrecieron los hechizos y recursos mágicos apropiados.

En la mitología sumeria Eridu fue la casa del dios Enki, el homólogo sumerio del dios del agua Ea. Como todos los dioses sumerios y babilónicos, Enki/Ea comenzó como un dios local, quien vino a compartir, según la cosmología posterior, junto con Anu y Enlil, el gobierno del cosmos. Su reino fueron las aguas que rodearon el mundo y permanecían debajo de él.

Fuente: Wikipedia