Escepticismo

El escepticismo es una corriente filosófica basada en la duda. Al contrario que los cínicos que eran muy extremistas, su doctrina no está basada tanto como en la negación de la filosofía o el saber como en la duda como meta para conocer la verdad.

El primer escéptico fue Pirrón, gran viajero que conoció muchas culturas con los ejércitos de Alejandro y le permitió dudar de las verdades evidentes y tradiciones de su cultura.

Timón continuó la tradición escéptica poniendo en duda las ideas aristotélicas dudando incluso de los primeros principios de la deducción aristotélica.

Sin embargo, el sistema socrático de hipótesis y deducciones nunca fue puesto en duda por los escépticos, aunque se ganaron merecida fama de desbaratadores y perdieron popularidad al luchar contra los ritos, leyendas y supersticiones arraigadas.

Durante el siglo I a.C. el escepticismo volvió a cobrar importancia paulatinamente hasta Luciano y Sexto Empírico que representan a los últimos escépticos clásicos.

No es hasta el renacimiento y concretamente hasta Descartes y su duda metódica donde el escepticismo vuelve paulatinamente a cobrar importancia hasta el siglo de las luces donde impregna todo el pensamiento ilustrado.

A mediados del siglo XIX, el romanticismo ya domina la sociedad y reclama para sí todo un modo de vida menos analítico, más evocativo donde se pueda mezclar realidad, y fantasía.

Fuente: Wikipedia