Estado

Este artículo se refiere al Estado como institución jurídico-política.

El estado, en términos corrientes, alude a la situación en que se encuentra alguien o algo, y en especial, cada uno de los sucesivos modos de ser o estar.

Es un importante término usado en física y química; a su vez, describe cada uno de los estamentos en que se dividía el cuerpo social (eclesiástico, nobiliario, plebe, etc.).

El Estado es en derecho internacional y relaciones internacionales, una institución política que posee soberanía, esto es, que no está sujeta a ninguna otra subdivisión política mayor.

La palabra “Estado” puede también referirse a la subdivisión política de algunas naciones, como en el caso de Australia, India, México, Brasil, Argentina, Venezuela, Alemania y Estados Unidos.

En un Estado federal, es la porción de territorio cuyos habitantes se rigen por leyes propias, aunque sometidos en ciertos asuntos a las decisiones del gobierno federal.

Para Estados, como subdivisión política ver algunos artículos específicos en Estados Unidos, Argentina, México, Brasil y Alemania.

Esta definición está relacionada en el caso de Australia, Estados Unidos, Alemania y Argentina, en que los gobiernos estaduales se originaron antes que los gobiernos nacionales y se les consideran ciertas facultades que son independientes del gobierno nacional dentro de su sistema federal.

El problema con la primera definición, es que los Estados a menudo están sujetos, en cierto grado, a subdivisiones políticas mayores, sean organizaciones internacionales ( la ONU , la UE , la OMC ) u otros Estados dominantes o más poderosos.

De esta forma, aunque a menudo los Estados ejercen en la práctica el rol dominante en la dependencia con sus subdivisiones, su relación con las organizaciones internacionales u otros estados es mucho más fuerte que las que normalmente tienen las subdivisiones políticas menores con el Estado.

Pero la tendencia hasta ahora es el incremento del poder de los niveles supraestatales y no hay señales de que este incremento retroceda. Muchos (especialmente aquellos que adhieren a las teorías constitucionales del derecho internacional) rechazan por anticuada la idea de la soberanía y ven al Estado sólo como la subdivisión política máxima del planeta.

El criterio legal de las condiciones de existencia de un Estado, convencionalmente aceptado, es el prescrito en el Artículo 1º de la Convención de Montevideo:

“El Estado como sujeto de derecho internacional debe reunir los siguientes requisitos:

(a) población permanente;

(b) territorio determinado;

(c) gobierno; y

(d) capacidad de entrar en relaciones con los demás Estados.

La de Montevideo es una convención regional americana; pero los principios contenidos en este artículo han sido masivamente reconocidos como declaración exacta del derecho internacional. Sin embargo, algunos se han preguntado si esos requsitos son suficientes.

Un asunto importante es la diferencia entre las teorías constitutivas y declarativas del reconocimiento de los Estados. Según la teoría constitutiva, un Estado existe solamente en cuanto es reconocido por otros Estados.

La teoría declarativa, por el contrario, sostiene que la existencia de un estado es independiente de su reconocimiento por otros estados.

Cuál teoría es la correcta es un asunto controvertido en el derecho internacional. Un ejemplo práctico fue el derrumbamiento del gobierno central en Somalía en el comienzo de los ’90: la Convención de Montevideo implicaría que el estado de Somalía ya no existiría, y la república, posteriormente declarada, de Somalilandia (que abarca una parte supuesta ex Somalía) puede resolver los criterios para las condiciones de existencia.

Sin embargo la república autodeclarada no ha alcanzado el reconocimiento de otros Estados.

Otra controversia, concerniente a la ciencia política, se centra en el problema de cuándo se forma el Estado, y cuáles son sus características básicas.

Una de las características más básicas de un estado es la regulación del derecho de propiedad, inversión, comercio y los mercados comerciales (en alimento, combustible, etc.) típicamente usando su propia moneda.

Aunque los Estados ceden cada vez más estas facultades a bloques comerciales, por ejemplo NAFTA, Unión Europea, es siempre polémico hacerlo, y abre la pregunta de si estos bloques son, de hecho, simples supraestados.

La disciplina llamada política económica, que se desarrolló en el estudio moderno de la economía, se preocupa de esas interrogantes específicas con mayor detalle.

Crítica al Estado

Los anarquistas señalan que el Estado es el peor mal de la humanidad, le atribuyen buena parte de los males que aquejan a la humanidad como la pobreza, las guerras, la injusticia social, etc. Véase el libro “El Estado” .

Fuente: Wikipedia