Estructuras de Yonaguni

Las Estructuras de Yonaguni son un conjunto de estructuras descubiertas en la isla japonesa de Yonaguni alrededor de 1985, por el submarinista japonés Kihachiro Aratake, quien las halló por casualidad.

Se trata de un megalito, que probablemente estuvo fuera del mar durante las eras glaciares, con formas en su superficie que parecen haber sido talladas por el hombre.

Tiempo después de su descubrimiento, un grupo de científicos dirigidos por Misaki Kimura, (de la Universidad de Ryukyu), confirmaron la existencia de los vestigios.

Se ha especulado mucho sobre el origen de este monumento como se le denomina en Japón. Algunos piensan que el megalito es de origen natural.

Otros, que se trata de una construcción realizada al menos hace 10 milenios, lo que la convertiría en la estructura arquitectónica más antigua conocida, muy anterior a las primeras edificaciones de Mesopotamia, Egipto, India y China.

Se especula también que Yonaguni pudo ser parte de la civilización de Mu (Lemuria), y que luego desapareció, tal y como la Atlántida o Thule. Del estudio del profesor Kimura, se desprende que ambas hipótesis tienen algo de cierto, es decir, que la estructura natural fue en alguna época modificada por el hombre.

Particularmente, una estructura en forma de túnel de 1,2 metros de alto, que forma parte de una grieta en la piedra, hubiera representado un formidable obstáculo para acceder al resto de la estructura cuando ésta no estaba bajo el agua.

La grieta también es muy peculiar, puesto que está compuesta por piedra calcárea, que debió de ser transportada, dado que no hay de este tipo de piedra en la región. Dos orificios circulares adyacentes de aproximadamente 2 m de profundidad no concuerdan con el resto de la estructura, de manera que se piensa fueron tallados. Su uso pudo ser el almacenamiento de agua (otros piensan que pueden ser las bases para pilares de algún tipo).

Hacia un extremo del monumento se encuentra una piedra ovalada que tampoco parece concordar con el conjunto. Su extremo superior apunta hacia el norte y podría haberse utilizado para determinar la hora del día. Para la talla de la roca, realizada antes de la invención de utensilios metálicos, se cree que se utilizaron cuñas de madera, que permitieron desprender limpiamente partes de la roca.

El 4 de mayo de 1998, partes de la isla y del monumento fueron destruidas por un terremoto submarino. Luego del terremoto se realizaron filmaciones submarinas descubriendo nuevas estructuras jamás vistas anteriormente y de forma similar a los Zigurats de Mesopotamia.

Por la época que fueron construidas, el área de Yonaguni formó parte del puente que unía las islas de Taiwan, Ryukyu y Japón con Asia en tiempos de la última glaciación, ya que el nivel del mar era más bajo que el actual a causa de la acumulación de hielo en las zonas templadas.

En cuanto a los constructores, debieron pertenecer a una civilización mucho más sofisticada que las conocidas de la antigüedad formadas después del IV milenio adC, lo que en junio de 1998 (mes siguiente al terremoto) se realizaron filmaciones submarinas descubriendo nuevas estructuras jamás vistas anteriormente y de forma similar a los Zigurats de Mesopotamia, con características insospechadas que dejan al desconcierto de algunos y a desmentir su origen geológico, favoreciendo la elaboración de las estructuras por manos humanas, lo que serían favorecidads como los edificios más antiguos del mundo.

En términos históricos y arquitectónicos, no se le pueden atribuir su construcción al reino de Ryukyu, ya que históricamente, el ente es reciente (siglos XII-XVII), puesto que hasta ahora no se han descubierto las herramientas con que se han construido las estructuras y sus dimensiones son comparadas con las pirámides de Egipto, Mesopotamia, México y Perú. También se han encontrado agujeros en las cimas de las estructuras cuya función es dar cimiento a los postes de madera que soportaban el techo.

El origen de las edificaciones es anterior al final de la era glacial, ya que según opinión del geólogo Teruaki Oshii, que el hombre las construiría aprovechando algunas formaciones geológicas preexistentes, en donde hay conexiones interestructurales que posteriormente fueron destruidas por sucesivos sismos (A la sazón, el área de las estructuras se ubica sobre una falla telúrica) lo que denota un gran nivel de organización.

Además de opiniones científicas, no faltan las de origen fantasioso o esóterico, del cual Yonaguni fue parte de la civilización de Mu (Lemuria), de cuya suerte la compartió con la Atlántida o Thule.

Pero el área ya esta siendo visitada por turistas, quienes quedan fascinados y escépticos por lo que ven acerca de las estructuras. Actualmente, los científicos occidentales ya comienzan a mostrar interés por el análisis y estudio de las estructuras, por lo que en el futuro se espera que se desvelen los secretos de este monumento para poder así cambiar la realidad de su percepción histórica del origen de las civilizaciones de la humanidad.

Fuente: Wikipedia