Falsacionismo

El falsacionismo, refutacionismo o principio de falsificabilidad es una corriente epistemológica fundada por Karl Popper. Para Popper contrastar una teoría significa refutarla mediante un contraejemplo.

Si no es posible refutarla, dicha teoría queda corroborada, pudiendo ser aceptada provisionalmente, pero nunca verificada. Popper en realidad rechaza el verificacionismo como método de validación de teorías.

La tesis central de Popper es que no puede haber enunciados científicos últimos, es decir, que no puedan ser contrastados o refutados a partir de la experiencia.

La experiencia sigue siendo el método distintivo que caracteriza a la ciencia empírica y la distingue de otros sistemas teóricos.

Para Popper la racionalidad científica no requiere de puntos de partida incuestionables pues no los hay. El asunto es cuestión del método. Aunque la ciencia es inductiva, en primera instancia, el aspecto más importante es la parte deductiva.

La ciencia se caracteriza por ser racional, y la racionalidad reside en el proceso por el cual sometemos a la crítica y reemplazamos nuestras creencias.

Frente al problema de la inducción Popper propone una serie de reglas metodológicas que nos permiten decidir cuándo debemos rechazar una hipótesis. Popper propone un método científico de conjetura por el cual se deducen las consecuencias observables que se ponen a prueba.

Si falla la consecuencia, la hipótesis se refuta, debe entonces rechazarse.

En caso contrario si todo es aprobado se repite el proceso considerando otras consecuencias. Cuando una hipótesis ha sobrevivido a diversos intentos de refutación se dice que está corroborada pero esto no nos permite afirmar que ha quedado justificada con evidencia empírica.

Fuente: Wikipedia