Guerra civil en Costa de Marfil

La Guerra civil en Costa de Marfil se inició el 19 de septiembre de 2002, y luego de una tregua, continua desde septiembre de 2004.

Antecedentes

Desde la muerte del primer presidente de Costa de Marfil, Houphouet-Boigny, sus sucesores, todos provenientes del sur del país, de mayoría cristiana, han jugado la carta del nacionalismo y la reducción de derechos de las poblaciones del norte y el oeste, mayoritariamente musulmanas.

El 25 de diciembre de 1999 un golpe de estado, el primero en la historia de ese país, depuso al sucesor de Houphouet-Boigny. Desde entonces el país ha entrado en un proceso de empeoramiento económico y de disputas de carácter étnico.

En octubre de 2000 se realizaron elecciones en las que se prohibió la participación de un candidato musulmán. Ese año el gobierno regresó a manos civiles al autoproclamarse presidente Laurent Gbagbo luego de un alzamiento civil que depuso al régimen militar.

Desde la llegada al poder de Laurent Gbagbo se multiplicaron los incidentes de violencia étnica contra musulmanes.

Nacionalismo en Costa de Marfil

En los años 1990 se empezó a utilizar el término Ivoirité para denotar la pertenencia a Costa de Marfil. Al principio se habló de una pertenencia cultural donde todos los habitantes de Costa de Marfil podrían identificarse, incluyendo un tercio de la población de origen extranjero.

Pero la política ha hecho variar el termino para incluir actualmente solo a las poblaciones de la costa y del centro del país, excluyendo muy particularmente la población esencialmente musulmana del norte y el oeste.

Esta noción se utilizó en 2000 para que la Corte Suprema anulara la participación en las elecciones del candidato Alassane Ouattara originario del norte del país.

Hostilidades

El 19 de septiembre de 2002 estalló una rebelión en el norte y oeste del país, lo que produjo una división de hecho del país. Las tropas rebeldes intentan dirigirse hacia la capital para toma el control completo del país.

Los rebeldes afirman luchar en contra de un gobierno que les niega derechos civiles y religiosos, además de no compartir la prosperidad del sur con las zonas pobres y desérticas del norte del país.

Por su parte, el gobierno de Laurent Gbagbo, considera a los rebeldes como un grupo de desertores ávidos de poder y sostenidos por el gobierno de Burkina Faso, cuyo interés es el de desestabilizar la región.

Por solicitud de la CEDEAO , Francia envía un contingente de 2.500 «cascos blancos» a Costa de Marfil. Junto con los franceses llegan también fuerzas de Benín y Marruecos.

Tregua

En 2003 se logró una tregua y la fuerza de interposición separa posiciones entre tropas del gobierno y fuerzas rebeldes. Durante el período de tregua las fuerzas gubernamentales aprovecharon el tiempo para modernizar su aviación militar con nuevos aviones y helicópteros.

Reinicio de hostilidades

La tregua duró hasta septiembre de 2004, cuando las tropas gubernamentales iniciaron bombardeos contra posiciones rebeldes.

Tratando de provocar la salida de las tropas extranjeras, el gobierno ha lanzado fuertes ataques verbales contra la fuerza de interposición, lo que ha conducido a ataques de los seguidores del presidente Gbagbo contra la población de origen extranjero, que representa cerca de 25% de la población total del país.

En noviembre de 2004, la aviación de Costa de Marfil atacó posiciones francesas produciendo como reacción la destrucción de la casi totalidad de la aviación militar de Costa de Marfil. Igualmente, tropas francesas han sido desplegadas en diversas regiones con el fin de garantizar la seguridad de instalaciones extranjeras.

Desde la destrucción de la fuerza aérea Marfileña por parte de las tropas francesas se han multiplicado las manifestaciones de simpatizantes del régimen en contra de extranjeros, no solamente europeos sino también contra los inmigrantes de países vecinos.

El 9 de noviembre los manifestantes trataron de acceder a la zona de seguridad establecida por las tropas francesas, pero intervinieron las fuerzas de seguridad del gobierno disparando contra la multitud de manifestantes lo que produjo el saldo trágico de siete manifestantes muertos y cerca de 200 heridos. Los manifestantes por su parte culpan directamente a las fuerzas extranjeras por las muertes ocurridas.

Mientras tanto, todas las noticias que reciben los ciudadanos marfileños vienen filtradas por el gobierno, fueron prohibidos los periódicos de oposición y destruidas las antenas transmisoras de emisoras de radio internacionales.

El 10 de noviembre se inició el repatriamiento voluntario de europeos residentes en Costa de Marfil.

El 11 de noviembre el gobierno marfileño acusó al ejército francés de ser el responsable de la muerte de 50 manifestantes y de 600 heridos, citando fuentes de la Cruz Roja Internacional. Las fuentes de la Cruz Roja , por su parte, dan cifras parecidas de muertos y heridos pero no atribuyen responsabilidades.

Las tropas francesas admiten haber disparado para hacer retroceder una multitud, pero agregan que la mayoría de los heridos recibieron impactos de bala provenientes de los propios rebeldes.

Hasta el 15 de noviembre, cerca de 5.000 habitantes de 63 nacionalidades han sido evacuados hacia Europa y otros 10.000 han salido por las fronteras terrestres, principalmente hacia Liberia y Ghana. Todo ello mientras se ha multiplicado el número de actos de violencia en el sur del país contra ciudadanos que no responden a la descripción de un Marfileño del Sur.

Como consecuencia del ataque a posiciones francesas de principios de noviembre, el gobierno de Costa de Marfil destituyó a algunos militares por considerarlos responsables de ese ataque, el cual es el origen de la actual crisis.

Al mismo tiempo, el ejercito marfileño, ahora carente de apoyo aéreo, se ha retirado de algunas posiciones tomadas luego del rompimiento de la tregua con los rebeldes del norte. Este retiro es confirmado por voceros de la fuerza de interposición de la ONU , procedentes de Benín y Marruecos.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Unión Africana y la Unión Europea responsabilizan al gobierno Marfileño por desatar los hechos de violencia con el ataque a posiciones francesas en territorio dominado por las fuerzas rebeldes.

El 15 de noviembre el Consejo de Seguridad aprueba por unanimidad una resolución que establece sanciones en contra del gobierno de Costa de Marfil que incluyen la congelación de activos y la prohibición de viajar a los líderes del gobierno de Costa de Marfil.

Funcionarios de las Naciones Unidas han denunciado las incitaciones abiertas a la violencia contra extranjeros que se escuchaban cotidianamente en la radio y la televisión estatal. Estos avisos fueron remplazados por llamados a la calma a partir del 16 de noviembre. En febrero de 2005, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decidió unánimemente mantener las sanciones contra el gobierno marfileño así como el embrago de armas.

La semana siguiente a los acontecimientos que dejaron, según un comunicado oficial, cincuenta y siete civiles marfileños muertos y 2.226 heridos fue de tensa calma, con el regreso de funcionarios internacionales, especialmente los de las Naciones Unidas.

El grupo de prensa independiente indymedia interpreta la presencia de tropas francesas en Costa de Marfil, como un acto de soporte a su política de neo-colonialismo económico y aboga por la salida de las tropas francesas de este país.

Situación humanitaria

La guerra civil en Costa de Marfil ha prácticamente paralizado los programas de salud en zonas rebeldes así como los tratamientos contra el SIDA en un país donde casi 10% de la población resulta positiva en las pruebas de VIH (ver Epidemia de SIDA en Costa de Marfil).

Reporteros sin fronteras ha denunciado los ataques por parte de seguidores del presidente Gbagbo a diversos periódicos considerados de oposición así como la quema de las instalaciones de dos de ellos. También ha denunciado que desde principios de noviembre de 2004 se prohibieron las publicaciones consideradas cercanas a los grupos rebeldes.

Fuente: Wikipedia