Herodoto

Herodoto y TucídidesHerodoto (o Heródoto) de Halicarnaso, historiador y geógrafo griego. Nació en Asia Menor, en Halicarnaso (actual Bodrum, en Turquía) en 484 adC, en vísperas de la campaña de Jerjes contra Grecia, y murió en Atenas en el 425 adC.

Se rebeló contra Ligdamis, tirano de su ciudad al servicio del rey persa, lo que costó la vida a su tío y su exilio en la isla de Samos durante diez años.

Aprovechó este periodo para recorrer la Hélade , Babilonia, Cólquida, Siria, Macedonia, Libia, Cirene y Egipto.

En este último país viajó durante cuatro meses por el antiguo imperio faraónico, desde la desembocadura del Nilo hasta Assuan, intentando descifrar los jeroglíficos sin conseguirlo.

Entre el 447 adC y el 443 adC estuvo en Atenas en varias ocasiones, conociendo a Pericles y Sófocles, e informándoles sobre la organización política de los pueblos bárbaros.

Se le considera el padre de la historiografía (la primera vez que se le cita de esta forma es por Cicerón en su De legibus) por su famosa obra Historiae, escrita hacia el año 444 adC en Panhellen, colonia turia que ayudo a fundar.

Historiae o Los nueve libros de historia es considerada una fuente importantísima por los historiadores debido a su gran veracidad, por ser la primera descripción del mundo antiguo a gran escala y ser a su vez la primera en prosa griega.

El conjunto está dividido en nueve libros, al parecer la obra de un editor alejandrino del siglo III o el siglo II adC, y están dedicados a las nueve musas (Clío, Euterpe, Talía, Melpómene, Terpsícore, Erato, Polimnia, Urania y Calíope).

En ellos se narra con objetividad y precisión las Guerras Médicas entre Grecia y Persia a principios del siglo V adC, haciendo especial énfasis en aspectos curiosos de los pueblos y los hombres tanto de los griegos como de los bárbaros, al tiempo que describe la historia, etnografía y geografía de su tiempo.

Desde el punto de vista geográfico Herodoto dejó constancia de un ecúmene que se extendía desde Sudán a la Europa central y desde la India , en su límite oriental, hasta la Iberia en el occidental.

Durante el siglo VI adC el control que los cartagineses tenían de sus rutas comerciales por el Mar Mediterráneo occidental y el estrecho de Gibraltar le impidió conocer fielmente esta parte del mundo y las costas atlánticas de Europa de primera mano, por lo que muchas de sus observaciones proceden de otras fuentes.

Fuente: Wikipedia