Historia de América

La historia de los pueblos de América comienza con la colonización del continente. Según la teoría más aceptada actualmente, los amerindios descienden de grupos de cazadores recolectores nómadas de origen siberiano que migraron a América por el Estrecho de Bering durante la última Glaciación.

Estas tribus rápidamente se extienden, alcanzando el Cabo de Hornos aproximadamente 10.000 años más tarde. Existen -sin embargo- otras teorías sobre el origen del hombre americano, debiendo destacarse la formulada por Florentino Ameghino, que sostenía su carácter autóctono surgido en la pampa húmeda (Argentina). Sin embargo, dicha teoría posee escaso consenso en el ámbito científico.

Su situación de aislamiento físico durante milenios respecto a las sociedades del Viejo Mundo, permitió el desarrollo de sociedades autónomas originales. Quienes durante su migración hacia el sur establecieron civilizaciones como la azteca, inca, maya, tolteca iroquesa y muchas otras.

Aunque varias civilizaciones se desarrollaron en el hemisferio occidental (p.ej, la inca en los Andes, los aztecas y los mayas en América Central), ninguna civilización comparable ocurrió en Norteamérica debido a una carencia de cosechas domesticables.

Alrededor del siglo XV la cultura del grano había sido transmitida de México hacia el norte y estaba siendo cultivado en el Valle de Mississippi, el posible desarrollo posterior fue interrumpido por la llegada de los europeos.

Los primeros europeos en tener noticia del continente fueron los Vikingos quienes establecieron un poblado efímero en la Terranova. Hay teorías sobre otros “descubrimientos” anteriores y posteriores al de la costa este (o de la oeste por los chinos), pero ninguno de estos ha sido probado con evidencia firme.

En 1492 Cristóbal Colón realizó el primer viaje documentado de Europa a América lo que condujo a la colonización extensa europea del continente.

El control directo de Europa comenzó a decaer el 4 de julio de 1776 con la Declaración de Independencia de las colonias inglesas en lo que ahora son los Estados Unidos de Norteamérica, aunque siempre hubo insurrecciones e inconformidad por parte de los nativos.

Cada una de las potencias Europeas que colonizaron el continente recién descubierto, trataron a los nativos de diferentes maneras, algunos de ellos exterminaron comunidades enteras de indígenas, otros los esclavizaron o obligaron a realizar trabajos forzados principalmente en el campo y la minería, mientras que otros de manera opuesta los alfabetizaron y evangelizaron para asimilarlos en una sociedad civilizada.

Se realizó un gran flujo de mercancías y herramientas entre ambos continentes, también intercambios culturales y costumbres. En uno y otro continente se introdujeron nuevas especies de alimentos, plantas y animales. De manera negativa también, se introdujeron nuevos tipos de enfermedades que particularmente diezmaron algunas comunidades indígenas.

El proceso de independización en América Latina empezó a principios del Siglo XIX, si bien a mediados del siglo XVIII comenzaron las primeras revoluciones “Comuneras” contra el poder español (Comuneros del Paraguay, 1735) llamadas así por el lema de José de Antequera y Castro: La voluntad del común es superior a la del propio Rey.

Si bien los comuneros fueron derrotados originalmente (batalla de Tavapy) poco a poco los diferentes países bajo dominio español obtuvieron su independencia lo mismo que Brasil de Portugal, España mantuvo control sobre Puerto Rico y Cuba hasta 1898 y la mayor parte de los países caribeños se independizó durante el siglo XX.

El siglo 20 se caracterizó por dos fenómenos contradictorios, por un lado los Estados Unidos y Canadá establecieron democracias firmemente mientras que el resto del continente sufrió bajo diversos tipos de dictaduras y hombres fuertes de todo tipo.

No fue sino hasta finales del siglo XX que la mayor parte del continente logró hacerse de gobernantes electos democráticamente, aunque no en todas las circunstancias se han establecido instituciones duraderas. Los diferendos limitrofes provocaron guerras constantes entre las nuevas republicas americas a lo largo de los siglos posteriores. Las mas destacadas fueron la Guerra del Pacífico (Chile-Bolivia-Perú) y la Guerra de la Triple Alianza (Argentina-Brasil-Uruguay contra Paraguay) en siglo diez y nueve, y la Guerra Perú-Ecuador Y del Chaco (Paraguay – Bolivia) en el veinte.

En 1994, entró en vigor un tratado de libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México.

  • Historia de América del Norte
  • Historia de América Central
  • Historia del Caribe
  • Historia de América del Sur
  • Historia de Hispanoamérica.

Fuente: Wikipedia