Historia de Andorra

El primer documento en el que se nombra Andorra es el acta de consagración de la catedral de Urgel, en el siglo IX, donde se señala que pertenecía al condado de Urgell.

En 1133 el conde Ermengol IV cedió sus bienes al obispo de Urgell. Con posterioridad, los diferentes conflictos bélicos obligaron al obispo a someterse a la protección de la casa Caboet, cuyo heredero era el Conde de Foix.

En el siglo XIII, y debido a numerosas disputas, se firmaron los “Pareatges” entre el obispo de Urgell y el conde de Foix, un documento de reconciliación que dio origen de la institución del Co-Principado.

El Parlamento actual, llamado Consell General, (en castellano, Consejo General), se constituyó en el año 1419, con la creación de lo que entonces se llamó el Consell de la Terra , (en castellano, Consejo de la Tierra ). En el año 1866 empezó en Andorra un proceso democratizador con la “Nova Reforma”, que moderniza el sistema electoral. En 1982 entró en funciones el primer gobierno de Andorra.

La última fecha histórica es el 14 de marzo de 1993, cuando se aprobó en referéndum la primera Constitución escrita de su historia, que declaró la soberanía nacional y que convirtió Andorra en un estado de derecho e ingresó en la ONU.

Andorra es

Leyenda:

La leyenda cuenta que Carlomagno fundó Andorra en 805, en reconocimiento a la ayuda prestada por sus habitantes contra los sarracenos.

Tradición:

El primer documento que conocemos sobre Andorra es la acta de Consagración de la catedral de Santa Maria de Urgel (que da nombre a la localidad donde se asienta: Seo de Urgel) del año 839 siglo IX, que menciona las parroquias de Andorra como feudo de los condes de Urgel.

Historia de condes, obispos y señores:

Entre los siglos IX y X, los valles andorranos pertenecen a los condes de Urgel que, en 988, los ceden a la Iglesia de Urgel a cambio de otras posesiones en Cerdaña, aunque hasta el siglo XII, los andorranos no reconocen la soberanía de la Iglesia de Urgel. Fue mediante el acuerdo firmado en 1176 con el obispo Bernat Sanç.

Empieza un período de lucha por la soberanía de los valles andorranos, sobretodo con los condes de Urgell, que provoca que los obispos pidan ayuda y protección a los señoríos más próximos. Gracias a su cooperación con el obispo, la Casa de Caboet recibe en feudo los valles de Andorra.

Los matrimonios de las diversas generaciones de Caboet acaban por unirles con las casas de Castellbó, Foix y Bearn. El siglo XIII es una época de luchas encarnizadas entre los condes de Foix y la Iglesia de Urgel para recortar los derechos de los obispos sobre Andorra.

Pacto:

Las hostilidades acaban con la firma de dos sentencias arbitrales llamadas Pariatges, 1278 y 1288, entre el obispo de Urgell, Pere d’Urg, y el conde Roger Bernardo III de Foix.

Los Pariatges establecen la cosoberanía del obispo de Urgell y del conde de Foix sobre Andorra: así nace el Principado de Andorra.

Cambios y entorno:

En el transcurso del siglo XV, los condes de Foix se convierten en soberanos de Navarra y en 1589 Enrique, rey de Navarra y conde de Foix, vizconde de Bearn y señor de Andorra, se convierte en rey de Francia, y así une a la corona los derechos de coseñoría de los condes de Foix.

En 1793, debido al origen feudal de los lazos que unían Andorra con Francia, los republicanos franceses se niegan a mantener las relaciones con los andorranos y a recibir sus tributos. En 1806, Napoleón restablece la tradición feudal y los derechos de coseñoría de Francia sobre el Principado de Andorra.

Equilibrio:

Con la evolución histórica y política, Andorra sigue siendo un coprincipado, con el obispo de Urgel y el presidente de la República Francesa como copríncipes a título personal y en absoluta igualdad.

Evolución:

Desde la creación del Consell de la Terra en 1419, como primera forma parlamentaria con representantes de todas las parroquias para tratar los problemas de la comunidad hasta la actualidad, los andorranos no han dejado de avanzar para modernizar y actualizar sus instituciones.

La segunda mitad del siglo XIX, la llamada Nueva Reforma, aporta cambios sustanciales en los campos político y administrativo; destacan la atribución del derecho de voto a todos los cabezas de familia y el aumento del poder del Consejo General.

Y en 1981, con la creación del Consejo Ejecutivo, comienzan las reformas más recientes y decisivas para el Principado de Andorra, que culminarán con la voluntad de los andorranos de elaborar una Constitución escrita.

El proceso acaba el 14 de marzo de 1993, con la primera Constitución escrita de Andorra, que convierte el Principado en un Estado independiente, de derecho, democrático y social, y con una nueva definición de las competencias de las instituciones.

Fuente: Wikipedia