Historia de Guinea Ecuatorial

Dominio portugúes

Fueron navegantes portugueses los primeros europeos que exploraron el golfo de Guinea en 1471. El portugúes Fernão do Po descubrió la isla de Bioko ese año, buscando una ruta hacia la India , a la que bautizó Formosa (sin embargo, fue pronto conocida por el nombre de su descubridor). Los portugueses colonizaron las islas de Bioko, Annobón y Corisco en 1494, que los convirtieron en puestos para el tráfico de esclavos. Las islas permanecieron en manos portuguesas hasta los tratados de San Ildefonso (1777) y el Pardo (1778), por los que se cedían a España las islas, junto con derechos de libre comercio en un sector de la costa del golfo de Guinea entre los ríos Níger y Ogooué, a cambio de la disputada colonia del Sacramento.

Dominio español

Los británicos ocuparon la isla de Bioko entre 1827 y 1832 para luchar contra el tráfico de esclavos (fundando el establecimiento de Port Clarence, posteriormente Santa Isabel y hoy Malabo), de forma que, para afianzar los derechos de España, en 1858 llegó el primer gobernador español, Carlos de Chacón y Michelena. La porción continental, Río Muni, se convirtió en protectorado en 1885 y en colonia en 1900, año en el que un tratado firmado en París determinó los límites del territorio reconocido a España. Ambos territorios (insular y continental) fueron unidos en 1926 como la colonia de Guinea Española.

Sin embargo, España carecía de la riqueza y el interés necesarios para desarrollar una infraestructura económica importante durante la primera mitad del siglo XX. No obstante, España desarrolló grandes plantaciones de cacao en la isla de Bioko con miles de trabajadores nigerianos importados como braceros. Al proclamarse la independencia en 1968, fundamentalmente como resultado de este sistema, Guinea Ecuatorial tenía uno de los mayores ingresos per cápita de África. España también ayudó a que Guinea Ecuatorial consiguiera una de las mayores tasas de alfabetización del continente así como una notable red de instalaciones sanitarias.

En 1959, los territorios españoles del golfo de Guinea adquirieron el estatus de provincias españolas ultramarinas, similar al de las provincias metropolitanas. El territorio se dividió en dos provincias: Fernando Poo y Río Muni; y se denominó Región Ecuatorial Española.

Como tal región, fue regida por un gobernador general ejerciendo todos los poderes civiles y militares. Las primeras elecciones locales se celebraron en 1959, y se eligieron los primeros procuradores en cortes ecuatoguineanos. Bajo la Ley Básica de diciembre de 1963, las dos provincias fueron reunificadas como Guinea Ecuatorial y dotadas de una limitada autonomía, con órganos comunes a todo el territorio (entre ellos un cuerpo legislativo) y organismos propios de cada provincia. Aunque el comisionado general nombrado por el gobierno español tenía amplios poderes, la Asamblea General de Guinea Ecuatorial tenía considerable iniciativa para formular leyes y regulaciones.

Estado independiente

Proclamación de la independencia

En marzo de 1968, bajo la presión de los nacionalistas ecuatoguineanos y de las Naciones Unidas, España anunció que concedería la independencia. Se formó una convención constituyente que produjo una ley electoral y un borrador de constitución. El referendum sobre la constitución se produjo el 11 de agosto de 1968, bajo la supervisión de un equipo de observadores de las Naciones Unidas. Un 63% del electorado votó a favor de la constitución, que preveía un gobierno con una Asamblea General y un Tribunal Supremo con jueces nombrados por el presidente.

La dictadura de Macías

En septiembre de 1968, Francisco Macías Nguema fue elegido primer presidente de Guinea Ecuatorial. La independencia se proclamó el 12 de octubre de 1968. Macías no tardó mucho en concentrar en su persona todos los poderes del estado (en julio de 1970 creó un régimen de partido único; en mayo de 1971 partes cruciales de la constitución fueron abrogadas; y en julio de 1972 se autoproclamó presidente vitalicio).

En 1973 promulgó una nueva constitución a su medida, que creaba un estado unitario, anulando el estatus anterior de federación entre Fernando Poo y Río Muni. Llevó a cabo una represión implacable contra sus oponentes políticos. A causa de sus métodos dictatoriales, más de 100.000 personas escaparon a países vecinos; al menos 50.000 de los que permanecieron en el país murieron, y otros 40.000 fueron sentenciados a trabajos forzados.

El régimen de Macías se caracterizó por el abandono de todas las funciones gubernamentales a excepción de la seguridad interna. Debido al robo, la ignorancia y la negligencia, la infraestructura del país -eléctrica, de suministro de agua, carreteras, transported y salud- cayeron en la ruina. La religión católica fue reprimida y el sistema educativo cerrado. Los braceros nigerianos bajo contrato que llevaban a cabo el grueso del trabajo en las plantaciones de cacao de Bioko huyeron en masa a principios de 1976. La economía ecuatoguineana se hundió y los ciudadanos más cualificados y los extranjeros dejaron el país.

Las escuelas fueron cerradas en 1975 y el culto católico prohibido en junio de 1978. Nguema puso en práctica una campaña de “autenticidad” reemplazando los nombres coloniales con nombres nativos: la capital Santa Isabel se convirtió en Malabo, la isla de Fernando Poo fue rebautizada como Masie Nguema Biyogo en memoria del propio dictador, y Annobón se convirtió en Pagalu. Como parte del mismo proceso se ordenó a toda la población que cambiara sus nombres europeos por nombres africanos. El propio nombre del dictador sufrió varias transformaciones, de forma que al final de su gobierno, se le conocía como Masie Nguema Biyogo Ñegue Ndong.

El gobierno de Teodoro Obiang

El 3 de agosto de 1979, Macías fue derrocado por un golpe de estado liderado por su sobrino, el teniente general Teodoro Obiang Nguema, el cual había sido alcaide de la siniestra prisión de Black Beach. Macías fue juzgado y ejecutado, en tanto que se constituía un Consejo Supremo Militar presidido por el propio Obiang. Las islas fueron renombradas Bioko y Annobón. El nuevo régimen tenía ante sí una labor ingente: las arcas del estado estaban vacías y la población era apenas un tercio de la que había en el momento de la independencia.

En julio de 1982, dicho Consejo nombró a Obiang presidente de la República para un periodo de siete años, al tiempo que se promulgaba una nueva constitución, aprobada en referéndum (15 de agosto de 1982). El Consejo Supremo Militar se disolvía en octubre de 1982. Poco después, Guinea Ecuatorial se adhirió a la Comunidad Económica y Monetaria de Africa Central (CEMAC), por lo que adoptó el franco CFA como moneda (1984).

En 1983 y 1988 tuvieron lugar elecciones parlamentarias, a las que concurrió una sola lista de candidatos. En 1987, Obiang había anunciado la formación del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) con vistas a las elecciones presidenciales que se celebrarían en 1989. Candidato único, Obiang resultó reelegido. Sin embargo, no logró que el país saliera de la profunda crisis económica en la que se encontraba.

En 1991 se inicia una tímida democratización, indispensable para que continuara la ayuda económica de España, Francia y otros países. En noviembre se aprueba en referéndum una nueva constitución que establecía un sistema de representación parlamentaria para los partidos políticos que fuesen legalizados. Ante el anuncio de esta tímida apertura, muchos opositores políticos regresaron al país, sólo para ser encarcelados por Obiang (enero-febrero de 1992).

Aunque algunos meses después fueron legalizadas diversas formaciones políticas de la oposición, en las elecciones legislativas de 1993 fueron prohibidos diez de los catorce partidos inscritos, lo que se tradujo en una abstención de voto en torno al 80%. Los resultados oficiales dieron como ganador al PDGE, con lo que Obiang siguió en el poder como jefe de Estado y de gobierno.

Tras estas elecciones, el régimen no sólo no se democratizo, sino que en 1995, el líder opositor Severo Moto fue encarcelado bajo la acusación de corrupción y calumnias. Tampoco se permitió participar en las presidenciales de febrero 1996 al candidato de la Plataforma de Oposición Conjunta (POC), Amancio Nsé, utilizando para ello una ley electoral hecha a medida del presidente. Consecuentemente Obiang fue reelegido con el 98% de los votos.

El año 1996 fue un año crucial para la evolución futura del país. Ese año la multinacional estadounidense Mobil comenzó la extracción de petróleo en el territorio ecuatoguineano, lo que repercutiría en un aumento considerable de ingresos para el país (acaparado por Obiang y la camarilla gobernante).

Las elecciones de 1996 habían sido fuertemente cuestionadas internacionalmente. Para contrarrestar las críticas, Obiang nombró un nuevo gobierno en el que figuras de la oposición ocupaban algunos cargos menores. En 1998 se lleva a cabo un juicio sin ninguna garantía procesal contra 117 miembros de la etnia bubi (los Nguema pertenecen a la fang, mayoritaria en el país), implicados presuntamente en un intento de magnicidio.

El simulacro de juicio terminó con quince condenas a muerte. Las legislativas de marzo 1999 vieron un nuevo triunfo aplastante del partido del presidente, el PDGE (que pasó de 68 o 75 escaños en una cámara de 80).

Los principales partidos de la oposición, la Convergencia para la Democracia Social (CPDS) y la Unión Popular (UP) obtuvieron cuatro y un escaño respectivamente; ambos partidos rechazaron tomar posesión de ellos. Las elecciones locales de mayo de 2000 supusieron otro triunfo arrollador del PDCE, que controló así todos los municipios importantes. Los principales partidos de la oposición calificaron las elecciones como amañadas y las boicotearon.

En las presidenciales de diciembre de 2002 y ante las denuncias de fraude de la oposición, Obiang fue reelegido, revalidando su mandato otros siete años (hasta 2009).

En 2003, se formó un gobierno ecuatoguineano en el exilio, dirigido por Severo Moto. Aparentemente, contrataron a una empresa con sede en las Islas del Canal para derrocar al gobierno de Obiang. En marzo de 2004, 64 presuntos mercenarios fueron detenidos en el aeropuerto de Harare (Zimbabue) después de que ocultaran datos sobre la carga y la tripulación. En 2004, el hijo de Margaret Thatcher, Mark Thatcher, fue arrestado en Sudáfrica bajo el cargo de colaborar con el golpe de estado.

Gracias a los ingresos petroleros, cuya producción se había multiplicado por diez en los últimos años, Guinea Ecuatorial experimentó tasas de crecimiento del 33%. Aunque tal afluencia de riqueza no está sirviendo para mejorar las condiciones de la población, sí que han servido para otorgar cierta “legitimidad” internacional al régimen. Presionado por la industria petrolera estadounidense (presente en Guinea Ecuatorial con Exxon Mobil, Chevron Texaco y Triyo Energy), Estados Unidos reanudó relaciones diplomáticas (2003), interrumpidas desde 1995. No en vano, Guinea Ecuatorial es el tercer productor de crudo del África subsahariana (tras Angola y Nigeria).

Fuente: Wikipedia