Historia de Mónaco

Los Orígenes

Dominada por diversos pueblos de la antigüedad, fue colonia de los fenicios, del cual poesía el templo del dios Melkart. Luego, los griegos la dominaron con el nombre de Monoikos y los romanos con el de Portus Herculis Monaeci.

En el siglo I, Mónaco fue completamente cristianizado y luego paso a diversos pueblos bárbaros como francos y lombardos. Pasó luego al Sacro Imperio Romano Germánico y finalmente a la República de Génova hasta 1297, año desde el que la familia Grimaldi gobierna el país hasta la actualidad, legitimándolo en 1419.

De la Baja Edad Media al siglo XIX

Hasta su independencia, fue codiciada como base naval por los franceses. Se celebraron diversos tratados de protección y autonomía con España (en 1512), Francia (1409, 1641 y 1861) y el reino italiano de Cerdeña (Congreso de Viena de 1815). Ocupada por los españoles en 1605, obtuvo los señoríos de Roquebrune y Mentón (los cuales perdería con la Revolución de 1848).

Durante la Revolución Francesa el país fue ocupado en 1793, situación que perduraría hasta 1815. En 1865, se firmó un convenio con Francia en las cuestiones de aduanas y aboliciones de impuestos directos. Con el príncipe Alberto I, se procedió a abolir el absolutismo en 1869.

El siglo XX y la actualidad

Durante ese siglo, Mónaco sufrió serias vicisitudes que amenazaron su independencia nacional. Se reformó en dos oportunidades la constitución de 1911 (en 1917 y en 1930). Luís II tuvo que reconocer a su hija, Carlota para asegurar la continuidad dinástica del futuro Rainiero III, que ascendió al trono en 1949 y diez años después, este tuvo que suspender la constitución tras varios desacuerdos con el Consejo Nacional.

En 1962, se promulgo la nueva constitución, asegurándose así de respetar los derechos fundamentales de los monegascos: Al año siguiente, se firmó un tratado con Francia del cual se arreglaron diferendos económicos y se crearon nuevos acuerdos de vecindad y moneda, del cual se renovaron con la puesta en circulación del Euro en 2002.

En 1982, muere de un trágico accidente la esposa de Rainiero III, la princesa Grace, del cual conmovió a todos los círculos del principado y de jet-set mundial y del cual realizó aportes valiosos al desarrollo cultural del país. El 6 de abril de 2005 fallece el príncipe Rainiero y la soltería de su hijo y sucesor Alberto II, amenaza de nuevo la continuidad dinástica de la independencia nacional.

Fuente: Wikipedia