Impuesto

Un impuesto es una cuota involuntaria pagada por individuos o instituciones a un gobierno (central o local). Los impuestos pueden ser pagados en efectivo de cualquier tipo.

Las formas de impuestos y los usos que les deben ser dados a los fondos recaudados mediante impuestos son tema de acalorado debate entre partidos políticos y economistas, por lo que las discusiones al respecto suelen ser tendenciosas.

El campo de las ciencias económicas que estudia los impuestos es la finanza pública.

Causas y efectos de los impuestos

Los gobiernos recaudan impuestos para:

Mantener las operaciones del mismo gobierno.

Influenciar el rendimiento macroeconómico de la economía (la estrategia gubernamental para hacer esto es conocida como su política fiscal).

Para llevar a cabo funciones del gobierno, tales como la defensa nacional, y proveer servicios del gobierno.

Para redistribuir los recursos entre los individuos de diversas clases dentro de la población. Históricamente, la nobleza era mantenida por impuestos sobre los pobres.

En sistemas de seguridad social modernos se intenta utilizar los impuestos en sentido inverso, manteniendo a las clases bajas con el exceso de las clases altas.

Para modificar patrones de consumo o empleo dentro de la economía nacional, haciendo ciertos tipos de transacciones más o menos atractivas.

El recaudamiento de un impuesto para su gasto en un fin específico, por ejemplo el recaudamiento de un impuesto sobre el alcohol para sustentar directamente centros de rehabilitación del alcoholismo, es llamado hipotecación.

La práctica es a menudo criticada por ministros de finanzas, ya que reduce su libertad de acción. Algunos economistas consideran que el concepto es intelectualmente deshonesto ya que en la readlidad el dinero es fungible.

Los economistas, en especial los neoclásicos, generalmente sostienen que todo impuesto distorsiona el mercado, resultando en ineficiencia económica.

En consecuencia, los economistas han buscado identificar un sistema de impuestos que represente una distorsión mínima en el mercado. Una teoría popular es que el impuesto más económicamente neutral es el impuesto sobre la tierra.

El deber primario de un gobierno es mantener y defender el título sobre la tierra, y por lo tanto (según la teoría) debe recaudar la mayoría de sus ingresos para este servicio particular.

Ya que los gobiernos también resuelven disputas comerciales, especialmente en países con ley común, esta doctrina es a menudo usada para justificar un impuesto a las ganancias o impuesto al valor agregado. Otros sostienen que la mayoría de las formas de impuestos son inmorales debido a su naturaleza involuntaria.

Tasas de impuestos

Los impuestos son generalmente calculados en base a porcentajes, llamados tasas de impuestos, sobre un valor particular, la base de impuestos.

Un impusto “Ad Valorem” es aquel para el cual el impuesto base es el valor de un bien, servicio o propiedad. Los impuestos de ventas, tarifas, impuestos de propiedad, impuestos de herencia e impuestos al valor agregado son diferentes tipos de impuestos Ad Valorem.

Un impuesto Ad Valorem es generalmente aplicado al momento de una transacción (impuesto al valor agregado), pero puede ser aplicado también anualmente (impuesto a la propiedad) o en conexión con un evento especial (impuesto a la herencia).

La alternativa al impuesto Ad Valorem es un impuesto de tasa fija, donde la tasa base es la cantidad de algo, sin importar su precio: por ejemplo, en el Reino Unido un impuesto es recaudado sobre la venta de bebidas alcohólicas y es calculado sobre la cantidad de alcohol vendido en vez del precio de la bebida.

Impuestos progresivos y regresivos

Una cualidad importante de los sistemas de impuestos es si estos son planos (el porcentaje no es dependiente de la base), regresivo (a mayor ganancia menor tasa de impuestos) o progresivo (a mayor ganancia mayor tasa de impuestos).

Los impuestos progresivos reducen el agobio sobre personas de ingresos menores, ya que ellos pagan un menor porcentaje sobre sus ganancias.

Esto puede ser visto como algo bueno en si mismo o puede ser hecho por razones pragmáticas, ya que requiere menores registros y complejidad para personas con menores negocios.

Impuestos directos e indirectos

Los impuestos directos se aplican de forma directa a la riqueza de las personas, principalmente a sus ingresos o pertenencias como la propiedad de autos o casas. El impuesto directo más importante es el impuesto sobre la renta (ISR).

Los impuestos indirectos afectan a personas distintas del contribuyente .En otros términos, el contribuyente que enajena bienes o presta servicios, traslada la carga del impuesto a quienes los adquieren o reciben.

Dentro de éstos se encuentran el impuesto al valor agregado (IVA, impuesto al consumo de las personas y empresas) y el impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS, impuesto a gasolinas, alcoholes y tabacos).

Economía de los impuestos

Tipos de impuestos

IVA: Impuesto sobre el Valor Añadido, se aplica a artículos vendidos y según el producto varía la carga del impuesto: 4%, 7%, 16%. Se aplica en toda la UE (véase IVA en Europa para mayores detalles).

Impuesto sobre hidrocarburos: Se aplica a los carburantes y constituye la mayor parte del precio de estos.

El impuesto a la ganancia es generalmente un impuesto progresivo. Algunos críticos caracterizan este impuesto como una forma de castigo a la actividad económica.

Otros críticos acusan que el impuesto a la ganancia es inherentemente una intrusión social ya que su aplicación requiere que el gobierno junte grandes cantidades de información sobre negocios y asuntos personales, muchos de los cuales podrían ser considerados propietarios.

Fuente: Wikipedia