Índice geoestadístico

Índice geoestadístico, indicador que relaciona dos o más variables referidas a entidades espaciales y expresadas bajo una razón matemática. Es el caso de cualquiera de las tasas utilizadas en el estudio de la población y la economía: natalidad, mortalidad, crecimiento natural o vegetativo, crecimiento económico, etc.

Un índice busca reducir grandes cantidades de datos a otras más manejables, con el fin de llegar a mediciones que resulten útiles y lo más precisas posibles. Es realmente un número que resume el desarrollo de un aspecto socioeconómico o demográfico. Los datos numéricos de un índice estadístico cuantifican un fenómeno, previa clasificación y ordenación. Así, pues, los índices geoestadísticos sintetizan los datos obtenidos de un estudio con el fin de analizarlos de manera rápida y operativa, y actúan como cuantificadores o cualificadores de un fenómeno espacial o aspecto estadístico relacionado con el territorio, con el objetivo de valorar su situación.

Por lo general, los datos que aporta pueden ser representados en un gráfico o en un mapa. Refleja datos numéricos concretos sobre uno o varios aspectos, por ejemplo, en una tabla. También explica un fenómeno por medio de grupos de intervalos numéricos, por ejemplo, en un mapa.

La Organización de la Naciones Unidas (ONU) elabora periódicamente el Índice de Desarrollo Humano (IDH) que valora el grado de desarrollo y bienestar que disfrutan los distintos países, teniendo en cuenta no solo los indicadores económicos, como el producto interior bruto (PIB) por habitante, sino también estos otros indicadores sociales (nivel de alfabetización, asistencia sanitaria que recibe la población, esperanza de vida, grado de alimentación…). Los países con un IDH más bajo son, en general, países de África y del sur de Asia.

Para comentar un índice geostadístico, conviene leer, comprender y conocer el tema del documento, es decir, fijarse en el título, las fechas, la naturaleza de los datos, el significado de los valores numéricos, la unidad empleada (los valores absolutos expresan cantidades; los valores relativos, porcentajes) y la fuente de los datos. Se recomienda realizar una aproximación al análisis a través del desciframiento de la tendencia general, que consiste en analizar la relación entre máximos y mínimos de los elementos que aparecen en la tabla, pero sin olvidar estudiar todas las variables numéricas, la evolución detallada del fenómeno, el comportamiento particular de un determinado elemento en un periodo determinado, etc. Asimismo es adecuado relacionar el análisis del índice con el contexto histórico, político, social o geográfico; indagar sobre las causas y las consecuencias; explicar la importancia del fenómeno; y ofrecer una conclusión, que debe valorar la importancia histórica, política, social o económica del fenómeno analizado.

Fuente: Microsoft Encarta