Justicia social

El tratamiento del término justicia social por la Filosofía o la Teología es relativamente reciente, aunque está en filósofos de la edad moderna: Hobbes, Rousseau, Locke, Kant, Malthus y Thomas Hill Green.

Friederich Hayek en el siglo XX, con John Rawls y Robert Nozick, con la Doctrina Social Católica (Encíclicas sociales) y con los movimientso de Derechos Humanos. Es el ‘estado de naturaleza’ o posición original de Rousseau y algunos de los clásicos a un ‘equilibrio reflectivo’ de principios de justicia : libertad de selección, no controvertido, y diferencia o acción afirmativa como discriminación positiva o justicia como equidad, que si ha sido controvertido, y eventualmente resuelto por el principio de igualdad de oportunidades, pero no totalmente resuelto o desarrollado hasta las acciones y consecuentes legislaciones de los movimientos humanista en torno a la Discriminación como más conocido y la libertad y las Encíclicas sociales, en torno a la distribución de los frutos del desarrollo y la dignidad humana.

La tentación de respuestas violentas por injusticias distributivas y equitativas de los bienes del desarrollo. La distribución desigual de bienes que son de todos. La solicitud o preocupación del bien común.

La idea de que justicia equivale a paz. La conciencia de ello en los individuos, que es una connotación moral.

Todos son principios de la justicia social. El balance de las desigualdades sociales en beneficio de los menos favorecidos, dando a la justicia la categoría de equidad, como preocupación social para el desarrollo humano y de la sociedad, ya define la nueva situación de estas cuestiones en la humanidad.

Los problemas principales señalados como ejemplos son vivienda y desempleo y cuestiones internacionales en la justicia social, que con un carácter progresista (acumulativo)y con una fundamentación empírica y racional ha ido desarrollando una doctrina social con estos puntos : desarrollo, solidaridad, dignidad humana e identidad de cada comunidad.

Como una teología moral, que define más allá del contrato social: ‘los bienes de este mundo están originalmente destinados a todos’, que forma un conjunto de principios, criterios de juicio y directrices de acción, ‘un compromiso para la justicia según la función, vocación y circunstancias de cada uno’, Sollicitudo rei socialis, Juan Pablo II.

Se ha construido ya un modelo de filosofía moral para la sociedad civil y lo ha incorporado a la Estructura social a través de las Ciencias Sociales, es decir, aportaciones y puntos de vista con técnicas multidisciplinarias.

Fuente: Wikipedia