Libro de las Materias Marinas

Libro de las Materias Marinas: (En turco: Kitab-i Bahriye) Obra cartógrafica de Piri Reis, elaborado en piel de gacela y dedicado a Soliman, el Magnífico en 1525, contiene gran calidad de información geográfica del siglo XVI, fue perdida por cuatro siglos hasta que en 1929, fue descubierta gracias a un inventario en el Palacio de Topkapi, efectuado por el director del Museo Nacional Turco, B. Halil Eldem.

Con el tiempo, una copia de esta obra se localizó en la Biblioteca Nacional de Berlín y en 1956, un oficial de la marina turca remitió una copia a la jefatura de la oficina Hidrógrafica de la Marina de Estados Unidos y a su vez al experto en cartografía, Arlington H. Mallery.

Sobre la información de los mapas, son sus precisiones exactas de los trazados costeros del Mar Mediterráneo, el Mar Muerto y los costas de Antártica y América, recién descubiertas por Cristóbal Colón.

Fueron en estas últimas, los trazados más estudiados por parte del propio Mallery y analizados también por Daniel L.Linehan quien confirmó el interior de la Antártida (ahora cubierta por hielo) partiendo de las exploraciones del continente en 1950.

Charles H. Hapgood y Richard W. Strachan afirmaron más lejos al saber de su precisión, a la hora de elaborar su representación de la Antártida desde una altura similar al de un satélite artificial, pero en la época de Reis, dicho acto era inviable en el siglo XVI y teorificaron que al elaborar una rejilla de lectura, colocando el mapa del cartógrafo turco con el globo terraqueo y lo compararon con fotos satelitales que no dieron lugar a dudas.

Lo que en realidad, si nos amoldamos a la esfericidad terrestre, la masa del suelo parece hundirse y a su alrededor se ven desfiguradas las regiones.

El misterio de los mapas es cómo se obtuvieron los datos para confeccionar las cartas y a qué condiciones pudieron hacerlo, pues hay diversas teorías, pero sí ha quedado claro que Reis hizo su trabajo basándose en por lo menos veinte autores, entre ellas la del propio Colón ya que en este último, Piri Reis las consiguió de un esclavo español en 1511.

Sólo hay dos problemas muy enigmáticos para intentar dar solución al misterio: el primero, la incorporación de regiones desconocidas para la época y el segundo, la precisión con que las ha trazado.

Una afirmación de Piri Reis confirma su existencia única: Un mapa de esta clase no lo posee nadie hoy en día y aunque no hay motivos para dudar, se puede decir que actualmente no se descarte la existencia de una civilización anterior a la nuestra, especializada en trabajos como este, aunque imposible pero no desestimable de probar.

Fuente: Wikipedia