Vida Sacerdotal

Contenido: La vocación sacerdotal como vocación de servicio, El celibato sacerdotal, El sacerdote y la obediencia, La fraternidad sacerdotal, El sacerdote y su familia, Funciones ministeriales de los sacerdotes, Algunas cuestiones pastorales, El sacerdote y los sacramentos, Vocación sacerdotal, Sacerdotes actuales, Formación del sacerdote. Visitar

Extracto

oy 15 de septiembre [de 2011] se entregó en Isola Maggiore la medalla de “Justo entre las Naciones” a la memoria del padre Ottavio Posta que, en junio de 1944, arriesgando su propia vida y con la ayuda de quince pescadores y cinco barcas, salvó a 30 judíos internados en el Castello Guglielmi, y los entregó a las tropas aliadas que ya habían alcanzado la otra orilla del lago Trasimeno en S. Arcangelo.

La historia del padre Ottavio se habría quedado entre las de los héroes desconocidos si la doctora Isabella Farinelli, directora del Archivo Histórico Diocesano de Perugia, no hubiese descubierto una serie de documentos en los que algunos judíos, que escaparon de la deportación, relataban la providencial asistencia del párroco de Isola Maggiore.
En una carta de agradecimiento enviada el 23 de agosto de 1944 al arzobispo de Perugia, monseñor Mario Vianello, y encontrada en el Archivo Histórico se relata que “el padre Ottavio Posta, párroco de la Isola Maggiore del Trasimeno, durante el periodo en el que estuvimos prisioneros en la isla por las leyes raciales, fue para nosotros de gran ayuda y consuelo”.

“Cuando el peligro acechaba mayormente por las amenazas de los alemanes contra nosotros, él con un gesto verdaderamente paterno y generoso, no sólo indujo a los isleños a transportarnos a la orilla donde ya estaban los ingleses, sino que él mismo afrontó, con nosotros, el peligro de la travesía sobre el lago, bajo el fuego de los cañones y de las ametralladoras; dando un brillante ejemplo a sus parroquianos y mereciendo nuestro más profundo reconocimiento”.
“Estaríamos muy agradecidos a Su Excelencia -concluye la carta- si quisiera hacerse intérprete con su palabra de nuestro agradecimiento al benemérito padre Ottavio Posta por su acto altruista y de buen pastor hacia los infelices oprimidos por leyes inhumanas”.