Patrología

Introducción, Los Padres prenicenos, Los comienzo de la reflexión teológica, La Edad de Oro de la Patrística, La Etapa final de los Padres de la Iglesia, El Oriente griego y bizantino, El Occidente latino después de la caída del Imperio. Visitar

Extracto

El contexto histórico y doctrinal del cristianismo antes de la paz de Constantino y del Concilio de Nicea.

—Fundación de la Iglesia

Durante el gobierno del Emperador romano Augusto, Dios envió al Arcángel Gabriel a una ciudad de Palestina llamada Nazareth para anunciar a María el nacimiento del Mesías.

Cristo vive durante treinta años en Nazareth trabajando como carpintero en el taller de José.

En el año decimoquinto del gobierno de Tiberio (c.27 d.C), uno de los emperadores que sucedieron a Augusto, Jesús comienza a predicar y a anunciar el Evangelio, la Buena nueva.

Casi al comienzo de su Vida pública elige doce discípulos. En varias ocasiones les confía la misión de anunciar el Evangelio hasta los confines de la tierra. Les confiere poderes para enseñar, santificar y gobernar a todos los hombres que acojan el Evangelio.

Con su Pasión, muerte y Resurrección gloriosa, Cristo abre la posibilidad de salvación a todos los hombres. La venida del Espíritu Santo termina de completar el designio de Dios sobre la naciente Iglesia.

—Expansión del cristianismo

Pronto comienzan las primeras persecuciones. En el año 42 muere decapitado el primero de los Apóstoles, Santiago el Mayor.

Muchos de los discípulos de Cristo huyen a Antioquía y Alejandría que eran, con Roma, las ciudades más importantes del Imperio.

Desde el día de Pentecostés, cristianos se dispersan por todo el Imperio romano y llegan hasta las regiones más lejanas. En los tres primeros siglos de vida de la Iglesia, su presencia es mayor en Asia Menor, Egipto y Siria. También hay núcleos importantes de cristianos en muchas ciudades griegas, en Italia, Hispania y África proconsular.