Análisis de Contenido

Introducción, Cuadro histórico, Técnicas de análisis, Diseño de investigación en AC, Pauta para informe final de investigación, Ejercicio de AC intensivo/cualitativo, Complementos, Análisis fáctico, Análisis ideológico, Falacias e información tendenciosa, Análisis morfológico, Técnicas computacionales, Ejemplos de proyectos de AC extensivo. Visitar

Extracto

Qué es el AC

Algunos autores consideran que cualquier estudio -con espíritu crítico- de un mensaje constituye ya un “análisis de contenido”. Es evidente que, ante cualquier mensaje, hemos de hacer cierto esfuerzo por descubrir su significado y que esto implica una tarea de “análisis”.
Pero cuando se habla específicamente de “análisis de contenido”, no se piensa en la simple función de recepción comprensiva de un mensaje ni tampoco en el ejercicio básico de la facultad de crítica, aunque ésta sea evidentemente su base. La mayoría de los autores están de acuerdo en que se alude a un empresa inspirada en los principios de la investigación científica y que implica por lo tanto la aplicación sistemática de reglas y de procedimientos metódicos.

Algunos autores consideran que el AC se aplica exclusivamente al texto, otros a todo tipo de mensaje. Ha, necesariamente, de conducir a una descripción fundada del contenido manifiesto. Esto conduce fácilmente a introducir clasificaciones y efectuar comparaciones. Pero también, para ciertos autores, ha de permitir la formulación de inferencias acerca del emisor y de los receptores así como del contenido o significado latente del mensaje.

Del modo más simple y general, se puede decir que el AC es fundamentalmente un tipo de medición aplicado a un mensaje, en el marco de propósitos del ámbito de las ciencas sociales o, más precisamente, una “reducción sistemática del flujo del texto (u otros símbolos) a un cuerpo estándar de símbolos manipulable estadísticamente, tal que represente la presencia, la intensidad o la frecuencia de ciertas características relevantes para la ciencia social” (Shapiro y Markoff, en C.Roberts, p.14).

La “medición”, que se estima un componente importante sino indispensable, implica la existencia de procedimientos de clasificación sea nominales, ordinales o escalares. Un ejemplo de clasificación nominal es la que se podría hacer de las ciudades citadas en un conjunto de textos. Una clasificación ordinal sería la clasificación de estas ciudades de norte a sur y una escalar su clasificación de acuerdo al número de sus habitantes. Pero el conteo del número de veces que se nombra una misma ciudad es la medición de frecuencia asociada a la clasificación, que es la que permite el manejo estadístico de los datos.