Sistema Político y Electoral de Rusia

Introducción, Sistema político, Régimen constitucional, Poder Ejecutivo, Parlamento, Poder Judicial, Federalismo en Rusia, Sistema electoral, Sistema de partidos, Principales partidos políticos, Anexo estadístico, Bibliografía. Visitar

Extracto

Rusia ha sido protagonista de uno de los fenómenos políticos más trascendentales del fin de siglo, al pasar de ser un Estado totalitario y estrictamente ideologizado _en la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (urss), bajo el control de un partido único_, a conformar un sistema competitivo con numerosos grupos y formaciones políticas que se disputan el poder en las urnas. Desde luego, este tránsito a la democracia aún requiere de tiempo para consolidarse. La recurrente crisis financiera, la violencia política y la inestabilidad gubernamental todavía amenazan con desembocar en el eventual retorno del régimen autoritario. Sin embargo, pese a los grandes desafíos económicos y políticos que aún quedan por vencer, en la actualidad funciona una Constitución que prevé un régimen democrático y las autoridades son electas en comicios razonablemente imparciales y justos.

La Unión Soviética, fundada por Vladimir Ilich Lenin tras la Revolución de 1917, mantuvo un régimen guiado por la doctrina marxista-leninista, que prescribía el establecimiento de una dictadura del proletariado como vía para arribar al comunismo. Sin embargo, este “paraíso de los trabajadores” muy pronto se convirtió en un mecanismo asfixiante y represivo que demostró su inviabilidad económica y su fracaso como sistema político, el cual sólo tuvo éxito en la tarea de convertir a la Unión Soviética en una potencia militar de primer orden.

Tras la muerte de Lenin en 1924, José Stalin arribó al poder tras una cruenta lucha con Trotsky. Con Stalin, los rasgos más autoritarios del sistema se agudizaron (purgas políticas, colectivización forzada en el campo, industrialización a ultranza, acoso a las minorías, etc.), pero el país salió avante del reto que supuso para su existencia la invasión nazi. Stalin murió en 1953 y, tras un breve interregnum, fue sustituido por Nikita Kruschov, quien intentó, vagamente, una liberalización política. Destituido de manera súbita en 1964, fue relevado por Leonid Brezhnev, con cuyo gobierno la Unión Soviética comenzó un largo periodo de anquilosamiento económico y social.