Sistema Político y Electoral de España

Introducción, Sistema político, Régimen constitucional, Antecedentes históricos, Transición democrática, Sistema electoral, Elecciones municipales, Sistemas electorales autonómicos, Sistema de partidos, Izquierda, Partido Comunista Español, Partido Socialista Obrero Español, Centro, Derecha, Partidos políticos regionales nacionalistas, Anexo estadístico, Bibliografía. Visitar

Extracto

El siglo xx ha sido para España un siglo de grandes convulsiones y contradicciones, de crisis y de cambio. Para comprender la vida política española de nuestros días y, en particular, elrégimen constitucional producto de la transición democrática de la segunda mitad de la década de los setenta, es necesario remontarse a los conflictos y procesos que han ido moldeando la historia política de España en el siglo xx, aunque sea de manera general.

La Segunda República española fue proclamada el 14 de abril de 1931 después de una profunda y prolongada crisis de la monarquía de los Borbones. Dicha crisis estuvo caracterizada por la pérdida de los dominios coloniales ultramarinos, la grave situación económica, la desigualdad social y la opresión política. En efecto, la monarquía de los Borbones, que había sido restaurada en 1874 luego de siete años en los que España vivió una experiencia de monarquía liberal y su Primera República, no fue capaz de diseñar y construir un proyecto moderno que, acorde con los vientos liberales que recorrían el viejo continente, asegurara libertades individuales y desarrollo económico.

A partir de 1874, bajo el reinado de Alfonso XII, la monarquía restaurada intentó constituir un régimen con ciertos rasgos liberales, reconociendo las libertades de expresión, de prensa, de reunión y de asociación, y estableciendo algunos mecanismos para el equilibrio entre los poderes a fin de limitar el poder del rey y de los caciques regionales. Sin embargo, fueron intentos tan débiles que muy pronto mostraron sus limitaciones y acabaron por convertirse en expresiones meramente formales. En este sentido, si bien es cierto que la Constitución de 1876 disponía de un procedimiento de selección para la integración de las Cortes _órgano legislativo_ y establecía un sistema de competencia entre partidos políticos, hay que decir que los cambios fueron más aparentes que reales.